Lourdes Luceño explica cómo se enfrentan los profesionales sanitarios a la pérdida progresiva de apoyo social

La salud mental del SNS cae con cada ola Covid: "Ya no sienten el apoyo"
Lourdes Luceño Moreno.


31 jul 2021. 18.50H
SE LEE EN 4 minutos
El 14 de marzo de 2020, cuando la crisis del coronavirus estallaba en España, se convocó el primer aplauso como gesto de reconocimiento y gratitud hacia la labor de los profesionales sanitarios. La cita se mantuvo a las 20:00 horas en los balcones durante las siguientes semanas, aunque fue perdiendo intensidad en el mes de mayo. ¿El motivo? El relajamiento de las medidas como consecuencia de la mejora de la situación sanitaria y epidemiológica, así como del inicio del proceso de desconfinamiento.

Una pérdida progresiva de reconocimiento y apoyo social que, según Lourdes Luceño Moreno, profesora titular del departamento de Psicología Social y del Trabajo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha provocado un fuerte desgaste emocional en los profesionales sanitarios, que han pasado de ser catalogados como ‘héroes’ y sentirse "útiles" a estar ‘invisibilizados’. Además, resalta que, bajo un punto de vista de profesional, no cree que la consideración de 'héroes' haya sido una carga pesada para los sanitarios, sino todo lo contrario: "Con ese apoyo, se sentían muy realizados profesionalmente".

“El reconocimiento de la sociedad fue muy positivo para el personal sanitario. El apoyo social es un amortiguador del estrés. Sin embargo, luego dejaron de ser ‘héroes’ y los profesionales pasaron a tener un desánimo tremendo. Se les ha dejado de aplaudir, la gente no ha respetado los protocolos de seguridad y han perdido ese reconocimiento que al principio sí tenían. Esto ha sido negativo para los profesionales”, explica la psicóloga a Redacción Médica. “Necesitan ese refuerzo”, añade.

Y es que, según los estudios realizados por el equipo de Luceño, el ánimo de los sanitarios ha ido en descenso a lo largo de las diferentes olas de la pandemia. “Tomamos datos de la primera ola y una segunda medida cuando esta terminó. Observamos que aumentaron variables protectoras de resiliencia y que habían disminuido los niveles de ansiedad y depresión de los profesionales en hospital”, explica Luceño. Sin embargo, detectaron que los síntomas relacionados con problemas de salud mental aumentaron en Atención Primaria. “Esto se debe a que se habían trasladado las demandas a Atención Primaria y los hospitales estaban más ‘relajados’”, explica.


"Las mujeres tienen más riesgos de tener síntomas de trastornos mentales que los hombres, al igual que los trabajadores más jóvenes"



A este respecto, la psicóloga señala que, a pesar de la situación vivida al inicio de la crisis santiaria, los profesionales estaban animados porque se sentían “útiles” y “realizados profesionalmente”. Pero que, sin embargo, después de esta primera ola, los datos reflejaban que estaban “completamente quemados y devastados”, además de sentir una fuerte sensación de frustración por la 'desobediencia' de parte de la ciudadanía. “No se les ha recompensado y han perdido el apoyo social. El apoyo y el reconocimiento es positivo para ellos y se debería seguir haciendo”, critica. El estado mental de los sanitarios empeoró notablemente en la tercera ola, en la que observaron que la realización personal había disminuido y el desanimo se apoderaba de un alto porcentaje.

Además, Luceño insiste en que el estrés es acumulativo y que estos trabajadores necesitan apoyo también a nivel organizativo: “No han descansado y siguen trabajando muchísimas horas. No se les está dando vacaciones y no se está contratando personal. La sobrecarga va a más y, además, no se sienten con ese apoyo”.

Variables individuales


Ansiedad, estrés, síndrome de burnout, estrés postraumático… Estos son solo algunos de los trastornos de salud mental que el equipo de Luceño ha detectado. A este respecto, la profesional señala que existen variables individuales que repercuten directamente en la aparición de síntomas.

“Hay diferencias individuales. Las mujeres tienen más riesgos de tener síntomas de trastornos mentales que los hombres, al igual que los trabajadores más jóvenes. Los que tienen mayor categoría laboral, como los especialistas, también salen mejor parados”, destaca  Lourdes Luceño, que insiste en la necesidad de volver a reconocer a la labor de estos trabajadores, que no solo tienen desgaste físico, sino también mental y emocional.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.