17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Condenada a pagar 3.500 euros por un delito de intrusismo en Podología

Una bilbaína trató a pacientes sin contar con titulación universitaria e inscripción en el Colegio Oficial

Un podólogo durante su jornada laboral.
Condenada a pagar 3.500 euros por un delito de intrusismo en Podología
mar 13 diciembre 2016. 13.40H
Redacción
Nueva sentencia de intrusismo. El Juzgado de lo Penal número 4 de Bilbao ha fallado a favor del Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco (Coppv) por un delito de intrusismo profesional a una bilbaína que, “careciendo de la titulación universitaria como podóloga ni encontrarse consecuentemente inscrita en el Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco, ha desarrollado servicios de la profesión en Bilbao”, tal y como se recoge en la sentencia.

“La encausada atendió a una mujer, quien previamente había concertado una cita con esta interesándose por una consulta podológica, empleando en la misma material de podología consistente en un microtorno eléctrico con fresas e instrumentos de quiropodia y corte como un bisturí, y ante las manifestaciones de la paciente sobre que padecía hiperhidrosis y fuertes dolores al llevar tanto tacón como zapato plano, se diagnosticó que no era necesario la utilización de plantillas correctoras”, explica la sentencia.

Por todo ello, la acusada ha sido condenada como autora responsable de un delito de intrusismo profesional al pago de una multa total de 3.453 euros más las costas del proceso judicial. En este sentido, el fallo expone que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 7.2 d) de la Ley Orgánica 44/2003 de 21 de noviembre de ordenación de los profesionales sanitarias “los diplomados universitarios en Podología realizan las actividades dirigidas al diagnóstico y tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, mediante las técnicas terapéuticas propias de su disciplina”.

El Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco “valora positivamente la sentencia penal por delito de intrusismo profesional condenatoria dictada en fechas recientes, subrayando la importancia -dentro de las Estrategias de Seguridad de los Pacientes- de que en los centros estéticos no se tolere bajo ningún concepto la aparición de carteles o mensajes de prestación de servicios sanitarios o parasanitarios”.

Además, la institución ha recordado que “para luchar contra este problema, la institución dedica una parte de su presupuesto y trabajo a investigar este tipo de anuncios de personas que ofrecen servicios para los cuales no están cualificados”.

“La mayoría de la población no es consciente de la importancia del pie, que es la parte que nos sostiene y hace que el ser humano se pueda desplazar. En general no se tiene un conocimiento exhaustivo de lo que supone la Podología, que es la rama sanitaria que mejor puede y sabe tratar la salud del pie a través de la biomecánica (análisis de pisada), soluciones quirúrgicas o la ortopodología (área que tiene por objeto  el tratamiento y rehabilitación de las enfermedades y anomalías del sistema músculo esquelético del pie)”, destacan desde el Colegio de Podólogos del País Vasco.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.