Un estudio del CNIO abre la puerta a nuevos tratamientos en pacientes con cáncer gastrointestinal

Una radioterapia menos agresiva es posible para la regeneración intestinal
Karla Santos-de-Frutos y Nabil Djouder en su laboratorio./Antonio Tabernero. CNIO


14 sep 2022. 11.20H
SE LEE EN 3 minutos
Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) descubren ahora uno de los mecanismos celulares y moleculares esenciales para la regeneración del epitelio intestinal. Es un hallazgo que sienta las bases para estimular este proceso si falla, y para preservarlo ante la radioterapia o quimioterapia.

Según muestra el nuevo resultado, lo que incita a las células madre intestinales a regenerar la mucosa depende de la comunicación entre diferentes tipos de células en el tejido epitelial. Los investigadores han encontrado además una forma de intervenir en esta comunicación, y mejorar así la regeneración.

El trabajo se publica en Journal of Experimental Medicine. Está liderado por el jefe del Grupo de Factores de Crecimiento, Nutrientes y Cáncer del CNIO, Nabil Djouder, y cuenta con Almudena Chaves-Pérez y Karla Santos-de-Frutos como primeras autoras.

El grupo lleva años investigando cómo mejorar la regeneración de varios órganos (particularmente del hígado y de la mucosa intestinal), y paliar así los efectos de la radioterapia. Sus hallazgos en este periodo han sido publicados en revistas de alto índice de impacto.

Las células progenitoras modulan los factores mitogénicos


“La regeneración del epitelio intestinal es muy importante en el funcionamiento del intestino”, explica Djouder. “Hasta ahora sabíamos que la promueven potentes factores mitogénicos, que estimulan la proliferación de las células madre intestinales; pero desconocíamos cómo se regulan estos factores”.

El estudio actual apunta a que son las células progenitoras implicadas en regenerar la mucosa epitelial las que modulan la producción de los factores mitogénicos. El proceso es el siguiente: cuando se produce un daño grave, la lesión de las células progenitoras conduce a la inflamación del tejido; esto frena la producción de factores mitogénicos y, en consecuencia, la proliferación de células madre y la consiguiente regeneración de la mucosa.

“Para nosotros es una novedad esta comunicación entre, al menos, cuatro tipos celulares distintos: las células progenitoras, que se diferencian para formar la mucosa epitelial; las células que secretan los factores mitogénicos; las células inflamatorias; y las células madre intestinales en sí mismas”, afirma Djouder. “Esta comunicación debe estar muy bien controlada, para que el tejido responda adecuadamente a las agresiones”.

El estudio abre la puerta a nuevos tratamientos contra el cáncer


Djouder pone especial énfasis en la nueva función que, según han observado, tienen las células progenitoras: “Nuestro estudio sugiere que las células progenitoras no son simples espectadoras en el proceso de regeneración epitelial, sino que tienen un papel activo y de gran importancia en las decisiones que toman las células madre intestinales en la regeneración. Las células progenitoras explican a las células madre intestinales cuándo y cómo dividirse, y por consiguiente, controlan su auto regeneración”.

¨Este estudio nos ha permitido entender mejor la cooperación celular, con el fin de abrir puertas a la reducción de efectos adversos en los tratamientos tradicionales contra el cáncer”, dicen Chaves-Pérez y Santos-de-Frutos, primeras autoras de este trabajo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.