17 de octubre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:50
Especialidades > Oncología Médica

Un estudio relaciona la contaminación lumínica con la aparición de cáncer

Las mujeres que viven en zonas muy iluminadas por la noche sufren un 14% más de riesgo a padecer esta enfermedad

El estudio se realizó a 110.000 mujeres entre 1989 y 2013.
Un estudio relaciona la contaminación lumínica con la aparición de cáncer
Redacción
Viernes, 18 de agosto de 2017, a las 15:20
Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard ha realizado un estudio que concluye que las mujeres que viven en áreas urbanas muy iluminadas pueden tener mayor riesgo de exposición al cáncer de mama.

Así lo establece este trabajo que ha sido publicado en la revista ‘Environmental Health Perspectives’ elaborado por estos expertos de la Harvard TH Chan School of Public Health, en Estados Unidos, los cuales han buscado los factores que más repercuten en la aparición de este tumor.

“En nuestra sociedad industrializada, la iluminación artificial es casi ubicua. Nuestros resultados sugieren que esta amplia exposición a las luces durante las horas nocturnas podría representar un nuevo factor de riesgo para el cáncer de mama”, ha explico Peter James, uno de los autores de este trabajo.

De este modo, es la primera vez que se vincule este factor con la aparición del cáncer de mama, a pesar de que estudios anteriores ya habían sugerido que la exposición a la luz artificial durante las horas nocturnas podría disminuir los niveles de melatonina así como la alteración de los ritmos circadianos.

Asimismo, la conclusión de este trabajo de investigación recoge el análisis a 110.000 mujeres durante 1989 y 2013, donde anotaban lugares de residencia, horarios laborales, estados de salud así como los niveles socioeconómicos.

Por lo que los científicos pudieron comprobar que las mujeres que vivían en zonas muy iluminadas por la noche sufrían un 14 por ciento más de riesgo de esta enfermedad respecto a las que viven en lugares con menos luz.

Sin embargo, este dato solo fue contemplado en mujeres premenopaúsicas, fumadoras y exfumadoras. Y, añade, que el mayor riesgo está en las que trabajaban en horario nocturno, ya que se exponían más a la luz artifical y favorecía la aparición de este tumor.