Sanidad fija 5 prioridades para actuar frente al cáncer durante la pandemia

A la espera de su aprobación por el Interterritorial, espera mejorar la atención de pacientes oncológicos en la pandemia

Exteriores del Ministerio de Sanidad.
Sanidad fija 5 prioridades para actuar frente al cáncer durante la pandemia
mié 17 febrero 2021. 21.40H
El Ministerio de Sanidad ha diseñado una nueva Estrategia del Cáncer del Sistema Nacional de Salud (SNS) que será propuesta para su aprobación en el Consejo Interterritorial de la sanidad española para la prevención y el control del cáncer durante la pandemia del Covid-19. El documento, al que ha tenido acceso Redacción Médica, acordar prioridades de actuación con las comunidades autónomas “con el objeto de mejorar la atención sanitaria a las personas con cáncer” mientras dura la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Además, Sanidad ha elaborado una hoja de ruta para la atención al cáncer durante la pandemia.

Sanidad se muestra es consciente del “reto” que plantea la pandemia. Por eso su evolución futura debe ser considerada de “forma singular” porque ha puesto de manifiesto la necesidad de impulsar las políticas de salud pública y de promoción de la salud, así como reforzar el sistema de atención oncológica en nuestro país. “Es difícil plantear prioridades frente a un desafío del cual se conoce todavía poco y que no tiene respuestas claras”, indica el documento.

- Acceda aquí al documento completo de la estrategia -


Análisis de datos e impacto de la pandemia


Teniendo en cuenta este contexto y las “limitaciones de conocimiento existentes”, el departamento de Carolina Darias propone, en primer lugar, evaluar el impacto de la pandemia mediante “análisis de los datos asistenciales y epidemiológicos disponibles de todo el SNS”. Así, el Ministerio de Sanidad elaborará un informe utilizando las fuentes de información disponibles sobre el impacto de la pandemia sobre el cáncer en colaboración con las comunidades autónomas, sociedades científicas y asociaciones de pacientes.

Sanidad también considera, en segundo lugar, prioritario impulsar políticas sanitarias de promoción de la salud efectivas para disminuir la incidencia del cáncer y continuar los programas de cribado de cáncer, de eficacia demostrada, “es una prioridad”. “La incertidumbre de la evolución de la epidemia de Covid-19 en el futuro próximo y la posibilidad de tener que convivir periódicamente o de manera más sostenida con niveles significativos de casos de Covid-19 en la población hace necesario plantear estrategias que, en este contexto, permitan el cribado de toda la población diana con la periodicidad recomendada y, así, mantener el máximo beneficio de los cribados en nuestra población”, apunta el documento de la estrategia.


Pruebas de cribado con total seguridad


El citado texto reclama con premura, como tercer pilar, reorientar los procesos asistenciales para reducir el tiempo desde la sospecha clínica hasta el primer tratamiento. “Es importante priorizar la realización de estudios adicionales (colonoscopias, estudios diagnósticos de la mama adicionales, colposcopias, etc.) ante una prueba de cribado ya realizada sospechosa, salvo situaciones excepcionales”.

De esta manera, se pueden utilizar “priorizaciones en función del riesgo de malignidad de los resultados de la prueba de cribado (características de las lesiones mamográficas, valor de la prueba de detección de sangre oculta en heces...)”. Así, se debe promover una política de información pública que permita que la población invitada a pruebas de cribado tenga conocimiento de las medidas de seguridad frente al coronavirus disponibles durante el proceso del cribado.

El cuarto pilar de la estrategia se basa en establecer criterios comunes sobre los aspectos asistenciales que deberían ser modificados tras el primer impacto de la pandemia, como mejorar el proceso diagnóstico de cáncer en la atención primaria ante síntomas y signos de sospecha, asegurar el acceso a pruebas diagnósticas en atención primaria y hospitalaria a través de circuitos protegidos frente al coronavirus  o Poner en marcha planes para mantener una provisión basal de servicios de diagnóstico y tratamiento de cáncer durante los picos Covid.

Por último y en quinto lugar, propone "estratificar el riesgo de resultado de salud adverso en función del tipo de tumor, características de cada paciente y situación clínica que permita tomar decisiones basadas en criterios acordados previamente para establecer prioridades de acceso a diagnóstico y/o tratamiento basándose en recomendaciones y consensos de sociedades científicas nacionales e internacionales.


Contexto del diseño de la estrategia


La estrategia se ha diseñado en un contexto en el que “la actividad sanitaria, por la vulnerabilidad clínica de las personas con cáncer, no ha podido satisfacer todas sus necesidades clínicas, por protección y por la necesidad de reorientar las actividades asistenciales para hacer frente a la situación crítica que la pandemia ha originado”.

Otro aspecto, en otros varios, es que Sanidad resalta de forma positiva, es la respuesta que las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes han sido capaces de dar a lo largo de estos meses, con recomendaciones adaptadas a los avances del conocimiento sobre la causa de la pandemia a la situación asistencial y a las opciones diagnósticas y terapéuticas, así como programas de intervención y soporte dirigidos a las personas afectadas de cáncer.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.