21 de enero de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:55
Especialidades > Oncología Médica

La inhibición de una proteína ralentiza la metástasis del cáncer de ovario

La expresión de CXCR4 está ligada a la diseminación de las células tumorales

Investigadores del grupo Oncobell del Idibell.
La inhibición de una proteína ralentiza la metástasis del cáncer de ovario
Redacción
Jueves, 04 de enero de 2018, a las 16:55
Investigadores del Grupo de Señalización Molecular en Cáncer del Programa Oncobell del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) han identificado un receptor celular clave en los procesos de metástasis en cáncer de ovario. El hallazgo, publicado en Molecular Cancer Therapeutics, da pie a la utilización de inhibidores de este receptor como diana terapéutica en las variantes más agresivas de la enfermedad.

El trabajo asocia la expresión del receptor CXCR4 en células tumorales de ovario a su potencial de diseminación a través del torrente sanguíneo. CXCR4 es un receptor implicado en el movimiento de las células de la sangre, especialmente en aquellas ubicadas en la médula ósea, que ya había sido relacionado anteriormente con procesos de diseminación en cáncer de mama.

En estudios en modelos ortotípicos, los investigadores demostraron que la administración de inhibidores de CXCR4 en aquellos cánceres donde previamente se había detectado la expresión elevada de este receptor impedía en gran medida la propagación de las células tumorales a nivel sanguíneo y dentro del peritoneo. Paralelamente, también han observado que la eliminación genética de CXCR4 en cultivo celular da lugar a tumores de crecimiento más lento y más bajo porcentaje de diseminación.

El diagnóstico del cáncer de ovario suele ser tardío: en el 80 por ciento de los casos los pacientes ya presentan metástasis o diseminaciones peritoneales que los pueden afectar a otros órganos vitales como el estómago, riñón, pulmón, etc. La combinación de cirugía y quimioterapia con derivados del platino es eficaz pero la recurrencia de la enfermedad a los dos años es del 70 por ciento.

Los investigadores consideran que el estudio de cómo las células tumorales diseminan  es básico de cara a entender y mejorar al pronóstico de la enfermedad. Su línea de investigación se centra en identificar las moléculas implicadas en esta diseminación, que suele ir acompañada de una acumulación de líquido en la zona del peritoneo (ascitis) y se termina propagando a nivel de torrente sanguíneo.

Agnès Figueras, primera autora del estudio, ha destacado que “si identificamos los factores que impulsan el movimiento de las células tumorales en estas zonas, podemos intentar bloquearlos para minimizar las posibilidades de metástasis”.