18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Farmacia Hospitalaria, pieza clave en la atención del paciente oncológico

Manuel Alós detalla las claves para preservar la seguridad del paciente con cáncer de mama metastásico

Manuel Alós, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Clínico universitario de Valencia.
Farmacia Hospitalaria, pieza clave en la atención del paciente oncológico
mié 20 diciembre 2017. 18.20H
Jesús Arroyo
Miguel Fernández de Vega
El papel de la Farmacia Hospitalaria es fundamental dentro del tratamiento del paciente oncológico. Las funciones de este departamento van desde el control y gestión de los medicamentos hasta la investigación en la actividad clínica del cáncer de mama metastásico. Así lo ha explicado Manuel Alós, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Clínico Universitario de Valencia, en el Foro Oncológico organizado por Sanitaria 2000 en colaboración con Novartis.

Alós es muy consciente de la necesidad de colaborar con otros departamentos para que el tratamiento tenga la mayor de las garantías para el paciente. En este sentido, Manuel Alós señala que “la colaboración del Servicio de Farmacia Hospitalaria con el Servicio de Oncología, en lo que la asistencia a este tipo de pacientes de cáncer de mama metastásico, es fundamental”. 

Manuel Alós durante su intervención. 

Precisamente, Alós explica que el Hospital Clínico de Valencia “persigue hacer una evaluación conjunta y eficaz para permitir una equidad en el acceso de los pacientes al tratamiento”. Por ello, prosigue, “ha trabajado en una racionalización de medicamentos enfocada a que los medicamentos que reciben los pacientes puedan ser sostenibles contribuyendo a la sostenibilidad del Sistema. Sobre todo en aquellos medicamentos de alto impacto”.

Gestión eficaz

El área de Farmacia Hospitalaria de cualquier hospital debe disponer de personal suficientemente entrenado en la práctica clínica oncológica. Manuel Alós pone de relevancia la necesidad de “realizar una gestión de calidad en la utilización de los medicamentos antineoplásicos”. “Todo esto tiene como objetivo final minimizar el riesgo de exposición al paciente para así mejorar la trazabilidad de los productos que recibe, preservando su seguridad”, asegura. 

“Es necesario realizar una actualización permanente de los procedimientos de evaluación. Para ello, el proceso debe ir hacia un modelo de elaboración y administración de la calidad de la quimioterapia”, explica Alós, que pone como ejemplo la aplicación de sistemas informáticos donde se integra todo el proceso del tratamiento quimioterapéutico del paciente oncológico. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.