22 de octubre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:00
Especialidades > Oncología Médica

Consumir dos copas de alcohol al día aumenta un 21% el riesgo de cáncer

Un estudio demuestra que ningún país de la Unión Europea tiene un promedio de menos de una bebida alcohólica diaria

El 90 por ciento de los europeos no son conscientes de la relación entre el alcohol y el cáncer.
Consumir dos copas de alcohol al día aumenta un 21% el riesgo de cáncer
Redacción
Martes, 04 de julio de 2017, a las 09:40
Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) que consumen un promedio de dos bebidas alcohólicas al día tienen un 21 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, así como otros cánceres digestivos, según un informe publicado por United European Gastroenterology.

El trabajo reveló que los bebedores pesados (aquellos que consumen más de cuatro bebidas alcohólicas al día) tiene más probabilidades de padecer cáncer pancreático, hepático y gástrico. Estos tres tipos, junto con el colorrectal y esofágico, son los cinco cánceres digestivos más comunes en todo el mundo, causando casi tres millones de muertes al año y contribuyendo a más de un tercio de las fallecimientos oncológicos en todo el mundo. No se encontró que ningún país de la UE tuviera un consumo leve de alcohol (en promedio, menos de una bebida alcohólica por día per cápita). En su conjunto, la ingesta diaria es moderada, es decir, entre una y cuatro bebidas por día.

El consumo alcohólico en toda la región europea es más elevado que en cualquier otra región del mundo, con más de un quinto de la población mayor de 15 años bebiendo mucho al menos una vez a la semana. Como resultado, el continente sufre la mayor proporción de enfermedades y muertes prematuras directamente relacionadas con el alcohol.

“Integrado en la sociedad”

A pesar de los altos niveles de consumo en toda Europa, la investigación muestra que hasta el 90 por ciento de las personas no son conscientes de la relación entre el alcohol y el cáncer.

En palabras del experto en salud digestiva Markus Peck, "uno de los principales desafíos para abordar los altos niveles de consumo de alcohol es la forma en que el consumo de alcohol está profundamente integrado dentro de la sociedad europea, tanto social como culturalmente. Deben tomarse ahora acciones políticas como precios mínimos y la reducción del acceso al alcohol para prevenir muchas bajas futuras. La investigación tiene que seguir para ayudar a generar datos y permitirnos afinar la actividad política futura".