Redacción Médica
20 de agosto de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Especialidades > Oncología Médica

Coger de la mano al paciente al operar de cáncer no reduce su ansiedad

Un estudio lo evalúa como método para reducir el estrés en cirugía de cáncer de piel

El método se ha mostrado eficaz en otro tipo de intervenciones.
Coger de la mano al paciente al operar de cáncer no reduce su ansiedad
Redacción
Jueves, 19 de julio de 2018, a las 10:45
A diferencia de otras intervenciones quirúrgicas, la cirugía dermatológica se suele realizar con anestesia local, lo cual puede incrementar los niveles de ansiedad del paciente. Sin embargo, métodos para reducirla como coger de la mano a la enfermera o sujetar  una pelota antiestrés no son eficaces.

Así lo ha demostrado un estudio publicado en JAMA Dermatology, en el que evalúa estos dos métodos en el caso de excisiones de cáncer de piel no melanoma. Y es que trabajos previos sí habían establecido los beneficios de estas acciones en otro tipo de intervenciones.


Sin diferencias en ansiedad, dolor o satisfacción general

Los investigadores concluyen que, pese a no haber diferencias significativas, pueden existir subgrupos en los que cada método sea más eficaz



Entre enero y abril de 2017 se realizaron 135 de estas operaciones en el Departamento de Dermatología de la Universidad Northwestern, en Chicago (Estados Unidos). A cada paciente se le asignó un grupo de estos tres: aquellos a los que una investigadora le sujetaba la mano durante el procedimiento; aquellos que tenían una pelota antiestrés y podían apretarla, y el grupo control.

Se midió la ansiedad, el dolor y la satisfacción general de los pacientes antes y después de la operación tanto a través de escalas estandarizadas como de marcadores fisiológicos (ritmo cardiaco, presión arterial).


Posibilidad de elegir el método antiestrés


La ansiedad decreció en todos los grupos a medida que se realizaba la intervención, pero no hubo diferencias significativas entre los tres. Tampoco los hubo en la percepción del dolor ni en la satisfacción general del paciente, que era bastante alta.

Los investigadores concluyen que, a pesar de no hallar diferencias significativas, puede que haya subgrupos de pacientes que respondan mejor que otros a estas técnicas y que, directamente, el beneficio sea mayor cuando al paciente se le permite elegir el método para reducir el estrés de la operación.