23 mar 2019 | Actualizado: 13:50

Avance en terapia de precisión para el cáncer de hígado avanzado

Un investigador español participa en el ensayo internacional que demuestra la eficacia de ramucirumab

Josep M. Llovet.
Avance en terapia de precisión para el cáncer de hígado avanzado
mar 22 enero 2019. 11.40H
La terapia antiangiogénica ramucirumab es eficaz como tratamiento de segunda línea del carcinoma hepatocelular, que representa el 90 por ciento de los tumores primarios de hígado. En el estudio ha participado Josep M. Llovet, profesor de Icrea del Idibaps.

Ramucirumab es un anticuerpo monoclonal que inhibe de forma específica el receptor VEGFR2, implicado en el proceso de creación de nuevos vasos sanguíneos en el tumor para promover su crecimiento.

Es el primer estudio que selecciona pacientes con tumores avanzados muy agresivos (AFP> 400 ng / ml), en los que la historia natural es de cinco meses y se consigue un aumento de supervivencia de hasta ocho meses.

En el ensayo han participado 292 pacientes de 92 hospitales en 20 países diferentes y los resultados demuestran que el tratamiento mejora la supervivencia con un buen perfil de seguridad.


Alfafetoproteína como biomarcador



El único tratamiento disponible hasta hace dos años era sorafenib


“Este es el quinto fármaco efectivo en el tratamiento del carcinoma hepatocelular, el tercero en segunda línea y el primero que se administra en base a la presencia de un biomarcador concreto”, explica Llovet.

Este biomarcador es la alfafetoproteína (AFP). “Niveles altos de esta proteína están asociados a un mal pronóstico, ya que está implicada en la mayor capacidad de vascularización del tumor”, señala.

El objetivo del estudio, publicado en The Lancet Oncology, ha sido demostrar la eficacia y seguridad del tratamiento con ramucirumab en pacientes con niveles elevados de alfaferroproteína en los que el tratamiento con sorafenib había fallado.


Pocas opciones terapéuticas


El carcinoma hepatocelular es la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo y tiene una incidencia de 800.000 nuevos casos al año. El único tratamiento disponible hasta hace dos años era el inhibidor de multiquinasa sorafenib.

Desde su aprobación, solo tres fármacos han demostrado beneficios clínicos en el manejo de este tumor: lenvatinib como tratamiento de primera línea, y regorafenib y cabozantinib, en la segunda línea, todos ellos inhibidores de multiquinasa asociados a una toxicidad elevada.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.