El neurólogo Jaime Gállego, coautor del estudio, recuerda que "no hemos conseguido curar la enfermedad"

Una red cooperativa, camino para un ensayo internacional en glioma difuso
El equipo de la Clínica Universidad de Navarra que ha participado en el ensayo.


01 jul 2022. 13.50H
SE LEE EN 3 minutos
La Clínica Universidad de Navarra acaba de abrir un hilo de esperanza para encontrar un tratamiento eficaz contra el tumor cerebral infantil más letal, el glioma difuso intrínseco de tronco. Tras demostrar que el tratamiento con oncovirus y radioterapia es seguro para los 12 menores que participaron en el ensayo, aumentando la supervivencia media, ahora los investigadores empiezan a diseñar las bases para un ensayo multicéntrico internacional, con la esperanza de iniciarlo en menos de un año.

Pese a estos resultados publicados en el New England Journal of Medicine, Jaime Gállego, neurólogo de la Clínica Universidad de Navarra y coautor del trabajo, hace un llamamiento a la cautela. “No podemos lanzar las campanas al vuelo. Tenemos que ser muy cautos con la lectura que le demos a los datos esperanzadores encontrados. No hemos conseguido curar la enfermedad, por lo que debemos lograr la colaboración de otros centros nacionales e internacionales para diseñar un ensayo multicéntrico. Establecer una red cooperativa es la mejor forma de lograr recursos y conseguir avances”, afirma el neurólogo en Redacción Médica.

Hoy en día el único tratamiento que ha demostrado cierto beneficio contra esta enfermedad es la radioterapia, aunque, en palabras de Gállego, “desgraciadamente es transitorio. Esto provoca que no podemos diferenciar a qué se debe el beneficio logrado, si al virus, a la radioterapia o a ambas cosas. Hay estudios preliminares contra el glioma difuso que usan terapias CAR-T, y nosotros estamos valorando combinar el virus con fármacos o incluso con aquellos que potencian el sistema inmune y que ya se utilizan en oncología médica para tratar otros tumores”.

El oncovirus utilizado, un adenovirus, abre la puerta a analizar nuevas terapias para llevarlas a cabo en el siguiente ensayo multicéntrico e internacional, tal y como afirma Gállego: “Si con el virus intentamos desencadenar una respuesta inmune, si asociamos el fármaco que potenica esta respuesta inmune antitumoral, quizá la eficacia es incluso mayor. Aún estamos discutiendo con qué agentes hacer la combinación del virus”.

La naturaleza del tumor, un hándicap para su tratamiento


Este tipo de tumor cerebral infantil ha tenido pocos avances para mejorar su tratamiento y Gállego analiza a continuación los factores que han derivado esta situación: “Se trata de una enfermedad poco frecuente, por lo que es difícil reclutar pacientes para encontrar resultados válidos y objetivos. Pese a ello, en los últimos años los tumores cerebrales infantiles han resurgido dentro de las líneas de investigación de la Oncología Pediátrica. Por otra parte, la naturaleza del tumor provoca que no dispongamos de tratamientos; Está localizado en una zona muy sensible del cerebro, además de que es muy agresivo”.

El primer ensayo a 12 menores tenía como objetivo verificar la seguridad del tratamiento, y después de ver los resultados, el próximo paso es volver a confirmarla, pero con un mayor número de niños para, en palabras del neurólogo, “lograr datos de supervivencia y eficacia más firmes”. Una nueva esperanza para el glioma difuso intrínseco de tronco.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.