El 41,4% de los que sufrieron el derrame cerebral habían recibido esta dosis, frente al 40,5% que no lo tuvieron

Nuevo 'uso' para la vacuna de la gripe vinculado a menor riesgo de ictus


08 sep 2022. 09.30H
SE LEE EN 3 minutos
Vacunarse anualmente contra la gripe puede estar asociado a un menor riesgo de sufrir un derrame cerebral, según un estudio publicado en la edición online de Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología. Según explica Francisco J. de Abajo, autor principal de la investigación, "los estudios han demostrado que contraer la gripe aumenta el riesgo de sufrir un ictus, pero todavía se está investigando si vacunarse contra la gripe puede ayudar a proteger".

Además, asegura que "este estudio observacional sugiere que quienes se vacunan contra la gripe tienen un menor riesgo de sufrir un ictus. Para determinar si esto se debe a un efecto protector de la propia vacuna o a otros factores, se necesita más investigación". La investigación analizó el ictus isquémico, causado por una obstrucción del flujo sanguíneo al cerebro y que es el tipo más común de ictus.

Para el estudio, los investigadores consultaron una base de datos de asistencia sanitaria en España e identificaron a las personas que tenían al menos 40 años y habían sufrido un primer ictus en un periodo de 14 años. Cada persona que sufrió un ictus se comparó con cinco personas de la misma edad y sexo. Hubo 14.322 personas que sufrieron un ictus y 71.610 personas que no lo sufrieron.

¿Qué efectos tiene la vacuna contra la gripe?


A continuación, los investigadores analizaron si las personas habían recibido la vacuna contra la gripe al menos 14 días antes del ictus o antes de esa misma fecha en el caso de los que no habían sufrido un ictus.

El 41,4 por ciento de los que tuvieron un ictus habían recibido la vacuna contra la gripe, frente al 40,5 por ciento de los que no tuvieron un ictus. Sin embargo, las personas que se vacunaron tenían más probabilidades de ser mayores y de padecer otras afecciones, como hipertensión arterial y colesterol alto, que les harían más propensos a sufrir un ictus. Una vez que los investigadores ajustaron esos factores, descubrieron que los que se vacunaron contra la gripe tenían un 12% menos de probabilidades de sufrir un ictus que los que no lo hicieron.

Los investigadores también analizaron si la vacuna contra la neumonía tenía algún efecto sobre el riesgo de ictus y no encontraron ningún efecto protector. "Estos resultados son una razón más para que las personas se vacunen anualmente contra la gripe, especialmente si tienen un mayor riesgo de sufrir un ictus. Poder reducir el riesgo de ictus con una acción tan sencilla es muy convincente", destaca de Abajo.

Dado que el estudio fue observacional, no demuestra que vacunarse contra la gripe reduzca el riesgo de ictus, sino que muestra una asociación.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.