Los problemas de visión son más comunes en los pacientes con párkinson

Para estos pacientes es importante tener la mejor visión posible para ayudar a compensar los problemas de movimiento

Los problemas de visión son más comunes en los pacientes con párkinson
jue 19 marzo 2020. 18.15H
Los problemas de visión como visión borrosa, ojos secos, problemas con la percepción de profundidad y problemas para adaptarse a cambios rápidos de luz son mucho más comunes en personas con enfermedad de Parkinson que en personas sin este trastorno, según un estudio publicado en línea en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, que ha comprobado que tales problemas pueden influir en las actividades diarias de una persona.

"Es especialmente importante para las personas con párkinson tener la mejor visión posible porque puede ayudar a compensar los problemas de movimiento causados por la enfermedad y ayudar a reducir el riesgo de caídas", destaca el autor del estudio, Carlijn D.J.M. Borm, del Centro Médico de la Universidad de Radboud en Nimega (Países Bajos).

"Nuestro estudio encontró que no solo las personas con párkinson tenían problemas oculares que iban más allá del proceso de envejecimiento, también descubrimos que esos problemas pueden interferir con su vida diaria -continúa-. Sin embargo, la mayoría de los problemas oculares son tratables, por lo que es importante que las personas con esta enfermedad sean examinadas y tratadas si es posible".

Así fue el procedimiento del estudio 


En el estudio participaron 848 personas con párkinson que tuvieron síntomas durante un promedio de siete años. Se compararon con 250 personas sin la enfermedad. Ambos grupos tenían una edad promedio de 70 años.


Los problemas oculares interfieren con la vida diaria del 68% de estos pacientes


Los participantes completaron un cuestionario sobre problemas de visión y ojos. Para cada problema descrito, como "tengo una sensación de ardor o una sensación arenosa en mis ojos" y "las líneas que deberían ser rectas parecen estar onduladas o borrosas", se les pidió a los participantes que eligieran entre un rango de cuatro respuestas.

También se preguntó a los participantes si los problemas oculares interfieren con sus actividades diarias, como conducir, trabajar con ordenador caminar o el cuidado personal.

Ocho de cada 10 tenían problemas oculares


Los investigadores encontraron que el 82 por ciento de las personas con párkinson reportaron uno o más problemas oculares en comparación con el 48 por ciento de las personas sin la enfermedad. La puntuación promedio en el cuestionario fue de 10 puntos para las personas con Parkinson en comparación con dos puntos para las personas sin la enfermedad.

Los investigadores también encontraron que los problemas oculares interfieren con la vida diaria del 68 por ciento de estos pacientes en comparación con el 35 por ciento de las personas sin la enfermedad.

"Los problemas oculares hacen que sea más difícil para las personas con Parkinson navegar físicamente la vida diaria, por ejemplo, encontramos que la mitad de los participantes del estudio experimentaron problemas con la lectura, y el 33 por ciento tenía problemas oculares que interferían con la conducción de un automóvil", añade Borm.

"Las personas con párkinson que tienen problemas oculares deben ser derivadas a un especialista para una evaluación adicional -alerta-. Para aquellos que no presentan tales problemas, el uso de un cuestionario para detectar problemas que de otro modo podrían perderse podría permitir el reconocimiento, el tratamiento oportuno y mejorando la calidad de vida".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.