Separ plantea un 'bono social' ante el aumento de la factura, que duplica el coste de terapias domiciliarias

Neumología exige que las autonomías paguen la luz a pacientes respiratorios
Eusebi Chiner, coordinador de Separ pacientes.


19 sep 2021. 18.35H
SE LEE EN 5 minutos
Un bono social que palie el sobrecoste que la subida de la luz ha provocado en pacientes con Terapias Respiratorias Domiciliarias (TRD). Esta es una de las soluciones que plantea la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ante las “desorbitadas” facturas que deben asumir los pacientes y que en algunos casos supone hasta 80 euros extra en el recibo de la luz.

“Pensamos que el bono social es una buena solución. No sé cómo encajaría dentro de la sociedad, pero podía ser un bono para ese tipo de paciente con terapia respiratoria”, explica a Redacción Médica Eusebi Chiner, coordinador de Separ pacientes, el grupo de trabajo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) que centra sus esfuerzos en la atención de los pacientes y su entorno.

Chiner recuerda que estos pacientes están considerados de pobreza energética, ya que tienen una edad avanzada y pocos recursos. Por ello, plantea que el coste sea asumido por las comunidades autónomas: “Ahora mismo los tratamientos están financiados por las CCAA a través de concursos públicos. La administración sanitaria debe considerar la estimación de los consumos en la preparación de los concursos de TRD, para al menos paliar en parte la diferencia”. 

Algunas comunidades autónomas ya desarrollaron en el pasado una medida similar asumiendo un parte del recibo de la luz. Sin embargo, según apunta el coordinador de Separ pacientes, debido a la excesiva burocracia los pacientes dejaron de solicitarlo y las autonomías no lo han mantenido.

¿Cuál es el coste energético de las terapias TRD?


"Todos los equipos de TRD requieren energía eléctrica para su funcionamiento. La más importante en el caso del oxígeno, que se debe emplear un mínimo de 14 horas y lo ideal serían las 24 horas”, señala Chiner. Para el resto de los tratamientos se recomienda un mínimo de 4 h para apnea obstructiva de sueño (idealmente más de 6 horas) y muy variable para los pacientes con ventilación mecánica domiciliaria (VMNI), pero al menos 8 horas para cubrir la demanda nocturna, complementado con otras horas diurnas en los casos más graves. En pacientes con VMNI dependientes de alta complejidad, puede extenderse a las 24 horas.

Teniendo en cuenta la potencia media de cada equipo, el precio del kWh por franja horaria (uso diurno y nocturno) y el número ideal de horas de uso, desde Separ han calculado cual sería el coste mensual tras la subida del precio de la luz.

El sobrecoste energético mensual con impuestos incluidos para un uso de 6 horas de CPAP (100 W de potencia) es de 3,4 euros; para oxigenoterapia (concentrador hasta 6 l/m de 300W de potencia) entre 15 y 24 horas oscila entre 26,70 y los 46,81 euros; para un cumplimiento de VMNI (200 W de potencia) de 8-12 horas entre 8,06 y 14,88 euros, y para un ventilador de alta dependencia durante 24 horas, 31,21 euros.

“A esto hay que sumarle que los pacientes más frágiles y generalmente más dependientes combinan distintas terapias, lo que incrementa el coste. Un paciente con ventilación mecánica, con oxigenoterapia y alguna terapia extra podría llegar a tener un sobrecoste en el recibo de hasta 80 euros”, explica Chiner.

Incumplimiento del tratamiento por el elevado coste


Una de las consecuencias inmediatas que puede provocar el aumento del coste del tratamiento para estos pacientes es el abandono del mismo. “El aumento del precio influye seguro y podría disminuir el cumplimiento”, asegura el coordinador de Separ pacientes.

Un incumplimiento que podría suponer la retirada del tratamiento. “Nosotros exigimos el cumplimiento de las terapias con x horas funcionando y muchas veces no se analizan cuáles son los factores sociales. Claramente esto afecta al cumplimiento de pacientes oxigenodependientes, son un claro exponente de población escondida dentro de esta pobreza energética”, detalla Chiner.

Una suspensión de una terapia necesaria para su supervivencia que desde Separ consideran que puede ser el punto final para muchos pacientes. “Es necesario que los profesionales tengamos en cuenta estos factores en la evaluación y seguimiento de las TRD, valorando la perspectiva de los pacientes", aseguran.  

¿Cuántos pacientes con TRD hay en España?


Cabe recordar que las terapias respiratorias domiciliarias afectan en España a un millón de pacientes anuales, con un incremento interanualentre 8 - 12 por ciento. Los costes al año son superiores a los 400 millones de euros y, aun con diferencias entre comunidades autónomas en el sistema de financiación mediante concurso público, están cubiertas por el sistema de salud, siendo, por tanto, sin coste para el paciente.

Las principales TRD se distribuyen en los siguientes porcentajes: terapia con presión positiva en la vía aérea para el tratamiento de la apnea obstructiva de sueño (CPAP) (66 por ciento), oxigenoterapia continua domiciliaria (OCD) (12 por ciento), aerosolterapia (12 por ciento) y ventilación mecánica domiciliaria (VMNI) (4 por ciento), aunque existen otras que constituyen el 6 por ciento, como el monitor de apneas, los equipos de aspiración y tos asistida, la monitorización con pulsioximetría. 

Por otra parte, al menos el 20 por ciento de los pacientes combina varias terapias: CPAP con oxigenoterapia, oxigenoterapia con aerosolterapia, ventilación mecánica domiciliaria de baja o alta dependencia, junto con oxígeno, monitorización o sistemas de aspiración.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.