20 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:20
Especialidades > Neumología

Es posible predecir qué personas con ELA podrán toser de forma efectiva

Así se desprende de un estudio liderado por neumólogos del Hospital Clínico de de Valencia

El equipo de neumólogos del Clínico de Valencia que ha participado en el estudio.
Es posible predecir qué personas con ELA podrán toser de forma efectiva
Redacción
Viernes, 14 de julio de 2017, a las 08:00
Los resultados de un estudio publicado por profesionales del Hospital Clínico Universitario de Valencia en la revista ALS demuestran que, mediante procedimientos rápidos y no dolorosos, es posible predecir si una persona con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) será capaz de toser de forma efectiva si tiene una bronquitis u otro problema respiratorio agudo y cuándo va a necesitar ayuda de herramientas y equipos.

El proyecto ha sido liderado por Jesús Sancho, especialista en Neumología y responsable de la Unidad de Cuidados Respiratorios del Clínico de Valencia, que forma parte del grupo de investigación del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva. Como ha explicado Emilio Servera, jefe del Servicio de Neumología y coautor del artículo, “con el empeoramiento de la enfermedad, las personas con ELA pierden progresivamente la capacidad de caminar, mover los brazos, hablar y también respirar. Resulta obvio que respirar es imprescindible, pero también lo es poder expectorar cuando se padece una bronquitis aguda”.

“Hoy por hoy no se dispone de ningún tratamiento que sea efectivo para retrasar de forma clara el avance de la ELA, pero tenemos herramientas que permiten sustituir a los músculos respiratorios tanto para respirar como para toser”, ha explicado. “Nuestro sistema público de salud facilita a los enfermos aparatos para respirar de forma artificial y para extraer las secreciones cuando ya no tienen fuerza para toser. Gracias a las baterías, su poco peso y su pequeño tamaño (aproximadamente como una caja de zapatos), son perfectamente portátiles”, ha añadido.

Servera ha indicado que los resultados del estudio “permiten predecir, mediante medidas obtenidas con procedimientos rápidos y no dolorosos, cuándo un enfermo de ELA será capaz de toser de forma efectiva durante un proceso respiratorio agudo, cuándo va a necesitar ayudas y, también, cuándo las ayudas pueden no ser efectivas”.

Así se monitoriza la capacidad de toser

“Basta con medir la fuerza con la que un enfermo tose en una máscara conectada a un aparato del laboratorio de exploración funcional o, de forma simplificada, en un pequeño medidor portátil que desde hace años se utiliza para el control de los enfermos con asma en su domicilio. Monitorizar la capacidad de toser mientras avanza la enfermedad es muy útil para poder tomar decisiones compartidas con las personas enfermas y para elegir alternativas terapéuticas a partir de datos objetivos, ni precipitaciones innecesarias ni retrasos peligrosos”, ha detallado el jefe del Servicio de Neumología.

“La investigación para el manejo de los problemas respiratorios de los enfermos con ELA tiene resultados de aplicación inmediata que han demostrado no solo aumentar de forma significativa el tiempo de vida de los enfermos, sino también mejorar la situación emocional con la que esta transcurre”, ha concluido.