Investigadores españoles estudian la relación entre este gas y la enfermedad pulmonar

Un estudio español desvincula EPOC y radón en interiores salvo en fumadores
Alberto Ruano Raviña, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Santiago de Compostela, investigador del Ciberesp y autor de este estudio.


02 jun 2021. 14.20H
SE LEE EN 2 minutos
POR MARÍA GARCÍA
No hay ninguna duda de que el radón en interiores incrementa el riesgo de padecer cáncer de pulmón, exista hábito tabáquico o no. Pero los distintos estudios previos que han evaluado la posible relación con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) no han obtenido resultados tan concluyentes. Ahora, investigadores españoles han visto que no existe esa asociación salvo cuando se habla de "fumadores empedernidos"

Los investigadores realizaron un estudio multicéntrico en una zona española propensa al radón en España. Los casos de EPOC se confirmaron mediante espirometría y se seleccionaron controles debido a cirugías triviales o procedimientos no relacionados con el consumo de tabaco.

Todos los participantes debían haber vivido al menos 15 años en la misma vivienda. Las mediciones de radón se realizaron individualmente en viviendas utilizando detectores de seguimiento alfa. Los resultados se obtuvieron mediante regresión logística multivariante. En total participaron 189 casos y 747 controles.


"Los fumadores empedernidos parecen aumentar su riesgo de epoc si se exponen a concentraciones más altas de radón"



Los investigadores vieron que no hubo una asociación significativa entre las concentraciones de radón residencial y la aparición de la EPOC para los individuos expuestos a más de 200 Bq/m3 en comparación con los expuestos a menos de 50 Bq/m3.

Con todo, también observaron que "los fumadores empedernidos parecen aumentar su riesgo de EPOC si se exponen a concentraciones más altas de radón en comparación con aquellos expuestos a concentraciones más bajas. Hubo un índice de sinergia estadísticamente significativo entre la exposición al radón y el consumo de tabaco", explican.

Además, la concentración de radón en interiores fue mayor en los fumadores con EPOC que nunca fumaron o lo hicieron poco en comparación con los controles. Los autores concluyen que es necesario estudiar más a fondo una posible asociación entre este gas y la aparición de la enfermedad pulmonar en personas poco o nada fumadoras. 

El artículo ha sido elaborado por Alberto Ruano-Ravina, Candela Cameselle-Lago, María Torres-Durán, Ana Pando-Sandoval, Raquel Dacal-Quintas, Luis Valdés-Cuadrado, Jesús Hernández-Hernández, Angélica Consuegra-Vanegas, José Andrés Tenes-Mayén, Leonor Varela-Lema, Alberto Fernández-Villar, Juan Miguel Barros-Dios y Mónica Pérez-Ríos. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.