19 de octubre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 20:30
Especialidades > Neumología

Condenado el 'doctor diésel' por mentir sobre el impacto de la polución

La justicia francesa ha sancionado al neumólogo Michel Aubier con seis meses de cárcel exentos de cumplimiento

Este castigo es el primero por falsa declaración al Parlamento francés en la historia.
Condenado el 'doctor diésel' por mentir sobre el impacto de la polución
Redacción
Jueves, 06 de julio de 2017, a las 11:00
La justicia francesa ha condenado a seis meses de cárcel exentos de cumplimiento y a una multa de 50.000 euros al neumólogo Michel Aubier, conocido popularmente como ‘doctor diésel’. La Corte le culpa por haber mentido al Senado, donde había sido convocado como experto en contaminación atmosférica y al que ocultó que estaba remunerado por la petrolera Total.

Además, el Tribunal Correccional de París le ha impuesto al especialista, que no tendrá que ingresar en prisión salvo en caso de reincidencia, el pago de un euro simbólico por daños y perjuicios al organismo que gestiona los hospitales de París AP-HP, como antiguo empleado.

Esta pena inédita -la primera por falsa declaración al Parlamento y mayor que la solicitada por la Fiscalía- se justifica por considerarla "proporcional a la gravedad de los hechos: una mentira ante la representación nacional".

Se le condenó porque en su comparecencia ante una comisión de la cámara alta sobre los costes económicos y financieros de la contaminación atmosférica en 2015 había jurado decir "toda la verdad" y había asegurado no tener vínculos con los actores implicados en la cuestión.

Sin embargo, la investigación posterior demostró que este antiguo jefe del servicio de neumología del hospital Bichat de París, que era invitado con frecuencia a la televisión, había estado remunerado por Total, de la que recibió cerca de 100.000 euros anuales entre 2012 y 2015, lo que suponía casi la mitad de sus ingresos en ese periodo, además de acciones de la empresa.

“Un error”

En el juicio se justificó alegando que había cometido un "error" y que había actuado de buena fe. Tampoco había dado cuenta de sus relaciones con Total ni a AP-HP (fuente principal de sus ingresos) ni a la Alta Autoridad de la Salud, de la que era miembro.