Advierten del peligro de los inhaladores para el cambio climático

Investigadores proponen alternativas 'verdes' para reducir la huella de carbono en este tratamiento

Enfatizan que los pacientes no deben dejar de usar sus tratamientos habituales para reducir su huella de carbono.
Advierten del peligro de los inhaladores para el cambio climático
mié 30 octubre 2019. 11.50H
Muchos inhaladores actuales para afecciones como el asma contienen propulsores que son potentes gases de efecto invernadero. Un estudio de investigadores de la Universidad de Cambridge descubrió que pasarse al uso de inhaladores alternativos más ecológicos no solo ahorraría la emisión de carbono, sino que podría lograrse además la reducción de los costes de estos medicamentos al usar marcas menos costosas.

Los inhaladores de dosis medida contienen gases licuados y comprimidos que actúan como propulsores para atomizar el fármaco que se administra y bombearlo al usuario. Originalmente, los clorofluorocarbonos (CFC) se usaban como propulsores, pero estos potentes gases de efecto invernadero y sustancias que agotan el ozono ahora están prohibidos. Así que han sido reemplazados por propulsores de hidrofluoroalcano (HFA).


"Recomendamos que los pacientes miren si un inhalador ecológico es apropiado en su situación"


Si bien los HFA no son perjudiciales para la capa de ozono, siguen siendo potentes gases de efecto invernadero, y actualmente los inhaladores de dosis medida contribuyen con un 3,9 por ciento de la huella de carbono del Servicio Nacional de Salud en el Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés).  

Ya ha habido llamadas para cambiar de inhaladores HFA debido a su impacto ambiental. Existen alternativas efectivas, como los inhaladores de polvo seco y los inhaladores de niebla acuosa. Cambiar a inhaladores con una huella de carbono más baja es una parte clave de la estrategia de la Unidad de Desarrollo Sostenible del NHS. Sin embargo, aún hay una barrera importante a la hora de cambiar a inhaladores alternativos: el mayor precio "inicial" de algunos inhaladores de polvo seco.

En un estudio publicado en BMJ Open, un equipo de investigadores estudió los datos de prescripción del NHS de Inglaterra en 2017 y recopiló los datos de la huella de carbono en los inhaladores comúnmente utilizados en Inglaterra para comparar los costos financieros y ambientales de los diferentes inhaladores.


Miraron el peso de inhaladores llenos y vacíos


La información sobre la cantidad de propelente de HFA en los inhaladores de dosis medida no está disponible públicamente, por lo que los investigadores estimaron el contenido de los inhaladores revisando publicaciones, patentes y estudios de rendimiento de inhaladores para obtener información sobre el peso de los inhaladores vacíos y llenos. Calcularon la huella de carbono multiplicando el peso estimado del propelente HFA por su potencial de calentamiento global (una medida de cuánto calor atrapa un gas de efecto invernadero en la atmósfera durante un tiempo específico, en relación con el dióxido de carbono).

El equipo descubrió que las huellas de carbono de los inhaladores de dosis medida eran entre 10 y 37 veces las de los inhaladores de polvo seco. En los niveles de prescripción de 2017, reemplazar uno de cada diez inhaladores de dosis medida en Inglaterra con los inhaladores de polvo seco equivalentes más baratos podría conducir a una reducción en los costes de medicamentos de 8,2 millones de libras anuales (unos 9,5 millones de euros) y reduciría las emisiones equivalentes de dióxido de carbono en 58 kilotoneladas, aproximadamente. La misma cantidad que surgiría tras realizar 180.000 viajes en coche de Londres, la capital de Inglaterra, a Edimburgo, la capital de Escocia. 

A nivel individual, cada inhalador de dosis medida reemplazado por un inhalador de polvo seco podría ahorrar el equivalente de entre 150 y 400 kilogramos de CO2 anualmente, lo cual es similar a muchas acciones que las personas con problemas ambientales ya están tomando en casa, como instalar aislamiento de pared en hogar, reciclaje o corte de carne.

"Cualquier movimiento hacia inhaladores 'más verdes' necesitaría asegurar que los reemplazos fueran rentables", ha señalado Alexander Wilkinson, consultor en Medicina Respiratoria de East and North Hertfordshire NHS Trust. "Al cambiar a marcas menos costosas, hemos demostrado que aún sería posible tener un impacto positivo en las emisiones de carbono y al mismo tiempo reducir los costos de los medicamentos".

Otras formas de reducir la huella de carbono 


"Es importante enfatizar que los pacientes no deben dejar de usar sus tratamientos habituales para reducir su huella de carbono. En cambio, recomendamos que los pacientes revisen su condición y tratamiento al menos anualmente con su profesional de la salud y en este punto discutan si un inhalador más ecológico es apropiado en su situación ".


"El cambio climático es una amenaza enorme para la salud que afectará desproporcionadamente a los más pobres"


Otras acciones que las personas pueden tomar para reducir la huella de carbono de sus inhaladores incluyen: asegurarse de que estén usando su inhalador correctamente, ya que los errores en la técnica son comunes; devolver los inhaladores usados ​​a las farmacias para su eliminación adecuada, ya que a los inhaladores de dosis medida les queda algo de propulsor cuando terminan; y, si el inhalador no tiene un contador de dosis, asegurarse de que los pacientes sepan cuántas dosis contiene para evitar que se agote, o desechen los inhaladores medio llenos.

"El cambio climático es una amenaza enorme y actual para la salud que afectará desproporcionadamente a los más pobres y vulnerables del planeta, incluidas las personas con enfermedades pulmonares preexistentes", ha asegurado James Smith, consultor en Salud Pública del Departamento de Salud Pública y Atención Primaria en la Universidad de Cambridge.

"Nuestro estudio muestra que cambiar a inhaladores que son mejores para el medio ambiente podría ayudar a las personas, y al NHS en general, a reducir su impacto en el clima de manera significativa. Este es un paso importante hacia la creación de un sistema de salud sin carbono adecuado para el siglo XXI", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.