Tras la propuesta de Familia basada en cuatro pilares, fuentes del organismo remiten al acuerdo alcanzado el año pasado

Sanidad se ciñe a un documento de 2021 para formar en violencia de género
Exteriores del Ministerio de Sanidad.


15 sep 2022. 14.20H
SE LEE EN 4 minutos
Incorporar la formación en materia de violencia de género a los contenidos curriculares de los profesionales sanitarios. Ese es el objetivo que tanto el Ministero de Sanidad como el de Igualdad se propusieron para detectar precozmente este tipo de casos. Una enseñanza "necesaria" para los médicos de Atención Primaria y que, además, "debe basarse en cuatro pilaresdetección, acompañamiento, protección y herramientas no farmacológicas". Sin embargo, ante esta propuesta, el organismo sanitario se remite al documento común estandarizado para la detección temprana de violencia de género, publicado en diciembre de 2021, y al Observatorio de Salud de las Mujeres (OSM), según detallan fuentes de la entidad a Redacción Médica.

Este instrumento común establece la siguente formación específica: "Detección precoz, manejo de indicadores de sospecha, valoración del riesgo, desarrollo de destrezas para la entrevista, respuesta inmediata y canalización de las demandas hacia los recursos con pleno respeto a la voluntad de las víctimas, de los equipos profesionales involucrados en la atención integral y recuperación de las víctimas de violencia de género de Atención Primaria y hospitalaria". Unos puntos que no abarcan todos los detallados por los profesionales del primer nivel asistencial, como ya adelantó Redacción Médica.

En el documento común estandarizado para la detección temprana de la violencia de género en el Sistema Nacional de Salud (SNS) no figura esta como "problema de salud pública", cuestión en la que tanto insisten los médicos de Familia. En este sentido, Lorenzo Armenteros, responsable del Grupo de Trabajo de Salud de la Mujer de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), es bastante claro: "La violencia de género es un problema de salud pública", tal y como explicó en declaraciones a este medio.

Esquema de formación del profesional en violencia de género


La SEMG y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) concuerdan en que la violencia de género se debe establecer como problema de salud pública. En este mismo sentido, se manifiesta Mariló Gallego, miembro del Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer de Semergen, quien señala a este medio 11 puntos imprescindibles que debe recoger la formación del sanitario en este ámbito.

Además del "imprescindible" para ambas sociedad de reconocerlo como problema nacional, Gallego fija como esenciales la obligación de diferenciar género de sexo, las desigualdades de género en salud y los indicadores de sospecha de violencia de género. También, recoge la detección precoz mediante cribado en Atención Primaria a través de entrevistas clínicas, planes de actuación, coordinación con otras instituciones para el seguimiento y un registro de la violencia de género en la historia clínica de salud.

Por último, Gallego añade que es imprescindible establecer un paquete de medidas para paliarla, las obligaciones legales y ética de los profesionales de salud y, finalmente, el reciclaje y cuidado de los profesionales sanitarios.

Escucha activa del profesional contra la violencia de género


Para el organismo liderado por Carolina Darias "el desarrollo de una actitud de escucha activa, sin juzgar a la mujer, y de alerta en la observación de signos y síntomas de sospecha, son fundamentales como actitudes en la práctica asistencial cotidiana y en el momento de preguntar".

Para que se logre y se lleve a cabo de forma correcta, el documento detalla que "previo a la utilización de las diferentes herramientas de apoyo que se recogen en este instrumento común estandarizado para la detección temprana de la violencia de género, es necesario asegurarse que las y los profesionales adquieran las competencias necesarias para el manejo de las mismas, y desarrollando las capacidades y destrezas adecuadas para su uso e interpretación y para articular la respuesta adecuada tras la detección".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.