23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:30
Política Sanitaria > Medicina

Los médicos avisan: "La libertad de prescripción está en la cuerda floja"

Vicente Matas, vocal de Atención Primaria, denuncia una persecución por utilizar fármacos que han sido aprobados

Vicente Matas, vocal de Atención Primaria Urbana de la OMC.
Los médicos avisan: "La libertad de prescripción está en la cuerda floja"
Lunes, 03 de julio de 2017, a las 13:30
La asamblea de médicos de Atención Primaria Urbana han mostrado su preocupación por las dificultades respecto a la libertad de prescripción. Así lo han puesto de manifiesto tras conocerse una sentencia del juzgado contencioso administrativo de Lugo, que confirma una sanción por expediente disciplinario a un médico en relación con el incumplimiento de indicadores de prescripción farmacéutica, una decisión que estudiarán los vocales y los servicios jurídicos de la Organización Médica Colegial (OMC). 

Para Vicente Matas, vocal nacional de Atención Primaria Urbana de la OMC, la decisión judicial “genera un precedente preocupante que deja a los médicos y a la libertad de prescripción en la cuerda floja”. Así mismo, advierte a Redacción Médica de que “no es lógico que se les persiga por emplear medicamentos aprobados y financiados con criterios científicos”, y recuerda que si un producto no aporta nada “no debería contar con financiación pública”.

Aunque por lo pronto indica que la OMC no recurrirá la decisión, informa de que se analizará “más detenidamente, así como su trasfondo legal”, para determinar si se tomará alguna medida. 

Actuar con independencia

La preocupación de la asamblea radica en que estas actuaciones puedan afectar a la libertad de prescripción que el Código Deontológico recoge en su artículo 23-1: “El médico debe disponer de libertad de prescripción, respetando la evidencia científica y las indicaciones autorizadas, que le permita actuar con independencia y garantía de calidad”.

Igualmente resulta incoherente que se autoricen por la administración para su financiación por el SNS presentaciones o fármacos y que después esa misma administración aconseje, presione o incluso llegue a expedientar a médicos que los utilizan, alegando con informes de comités de evaluación que esos preparados no han demostrado ser superiores a los que pretenden sustituir, que carecen de ensayos de morbimortalidad y que además tienen precios muy superiores a los existentes. "Si un nuevo fármaco no aporta mejoras con relación a los disponibles, no tiene ensayos de morbimortalidad y es sensiblemente más caro nos preguntamos ¿cómo se puede autorizar par ser financiado por el SNS?", preguntan desde la OMC.