23 de abril de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Política Sanitaria > Medicina

Un estudio demuestra que no hay mejor gerente de hospital que un médico

Un estudio recogido por Forbes señala que los centros con mejor calificación tienen al frente a un médico como gestor

Los centros gestionados por médicos han recibido mejores calificaciones en el ránking.
Un estudio demuestra que no hay mejor gerente de hospital que un médico
Redacción
Domingo, 05 de marzo de 2017, a las 16:00
Los hospitales con mejores calificaciones en gestión y calidad tienen al frente a un médico. Es la principal conclusión de un estudio que recoge la revista Forbes, y que destaca el papel de los profesionales como líderes de los centros hospitalarios por encima de alguien ajeno al sector.

La revista pone como ejemplo el programa que llegó a España bajo el nombre de El jefe infiltrado, en el que responsables de alto nivel de las empresas se hacen pasar por un empleado más para conocer cuál es realmente el funcionamiento del trabajo diario. En este sentido, defiende que para poder dirigir eficazmente una organización es necesario entender con claridad a las personas que forman parte de ella y su trabajo. 

Bajo esta premisa, un estudio con el nombre "¿Por qué los mejores hospitales están dirigidos por médicos?" refleja que los centros dirigidos por galenos colmaban los primeros puestos de los rankings de Estados Unidos y obtenían un 25 por ciento más en las notas de calidad que aquellos dirigidos por otros perfiles, de acuerdo con otro estudio publicado por Social Science & Medicine. 

Su formación, su punto fuerte

Para Forbes, esto no es ninguna sorpresa, y lo compara con alquien que se dispone a entrenar un equipo si nunca practicó deporte o dirigir una orquesta si no puede leer o reproducir cualquier tipo de música. Pese a admitir que los médicos no son los únicos que se ocupan de la atención al paciente en un hospital, sí resalta que si alguien desconoce cómo hacerlo será difícil que sepa dirigir un centro, que además es una organización muy compleja. "Cualquier persona que no ha trabajado sobre el terreno en un hospital puede subestimar fácilmente las diferencias entre la ejecución de un hospital y cualquier otra empresa", refleja. 

Tienen muchos años de una experiencia que no se adquiere en una web, una app o un libro



La revista menciona la extensa preparación de un médico, quien al terminar su formación ha tenido al menos tres años de intensa experiencia en el cuidado de una amplia variedad de pacientes, al menos cinco con los sistemas hospitalarios y trabajando directamente con el personal de todo un hospital y al menos siete de aprendizaje sobre Medicina y tecnología médica. "En la medicina, la palabra 'formación' a menudo significa trabajo. La palabra 'práctica' también significa trabajo. La palabra 'residentes' significa varios trabajos poco remunerados. Incluso la expresión 'tiempo libre' también significa trabajo. Son muchos años de experiencia en centros de salud, una experiencia que no se puede aprender en un sitio web, una aplicación, un libro o un programa de televisión", destaca. 

Sus principales capacidades

Para poner sobre la mesa las virtudes del médico, destaca además elementos que resultan puntos a favor a la hora de dirigir un hospital. Por ejemplo, saber tomar decisiones rápidamente con información limitada, comunicarse con una amplia variedad de personas en una amplia variedad de circunstancia o mantener la calma bajo presión, que ejemplifica poniendo al lector en situación, tomando una decisión "sin haber dormido en 24 horas, con la gente corriento y gritándole, rodeándose de máquinas que emiten sonido cada 10 segundos y tratando de mantener a todo el mundo en calma alrededor mientras un paciente expulsa vómito, diarrea o sangre". 

Además, son multitarea constantemente, tienen paciencia y saben tomar decisiones con la vista puesta a largo plazo. Asumen grandes responsabilidades y exhiben empatía y compasión al tratar con los pacientes. 

Pese a todo, Forbes señala que evidentemente, no todos los médicos están destinados a liderar un hospital, y de hecho, muchos no quieren asumir ese papel, que destacan que no es exclusivo de los médicos ni inherente a su condición, ya que es necesario que entiendan la parte de negocio de la asistencia sanitaria. "Los estereotipos sobre los médicos y su limitación a ver pacientes y la falta de formación, estímulo y oportunidades pueden ser el motivo por el que algunos den la espalda a esta opción. Quizás sea el momento de descubrir el talento de liderazgo que se esconde bajo las batas", sentencia el artículo.