Desde FSS-CCOO reclaman homogeneidad en las condiciones de la atención continuada

Plan nacional para no recortar el sueldo del médico veterano sin guardias
Rosa Cuadrado, responsable de Acción Sindical Pública de la FSS-CCOO.


18 sep 2021. 18.30H
SE LEE EN 4 minutos
Las condiciones de las guardias médicas han sido objeto de lucha de los profesionales sanitarios desde hace mucho tiempo. Las diferencias entre el número de guardias según la especialidad, la retribución y la regulación de las distintas comunidades autónomas hacen que las quejas aumenten entre quienes tienen que hacerlas. Un plan nacional que gestionara todos estos aspectos ayudaría a homogeneizar las condiciones de las guardias médicas, no recortar el sueldo de los médicos veteranos que no realizan estas jornadas y acabar con las desigualdades actuales.

"En el Sistema Nacional de Salud (SNS), excepto el sueldo base y los trienios que son retribuciones básicas, fijadas a nivel central y son iguales en todos los servicios de salud, el resto de los conceptos retributivos (complemento específico y similares, incompatibilidad o dedicación exclusiva, productividad fija y productividad variable…), presentan grandes variaciones entre las distintas comunidades, tanto en el importe de la retribución como en los distintos conceptos por los que se aplica dicha retribución", explica Rosa Cuadrado, responsable de Acción Sindical Pública de la FSS-CCOO. "Hay un mapa con 17 realidades diferentes", añade.

Muchos profesionales sanitarios no pueden renunciar a las guardias por el incremento salarial que les supone. Uno de los principales reclamos es que a partir de los 55 años no sea obligatorio hacer esta atención continuada y que ello no afecte a la nómina, algo que en teoría sí que se recoge así, pero que en la práctica no siempre se aplica. De esta forma, el médico recibiría una compensación económica, que podría ser hecha con la media de las guardias que el profesional ha hecho en su carrera.


Cuadrado: "Con la diferencia retributiva, las comunidades se hacen competencia a la hora de retener profesionales"



En este mismo sentido, Cuadrado subraya que cada comunidad autónoma paga la hora de guardia de forma diferente. "Esta diferencia retributiva trae un efecto colateral y es que las comunidades se hacen la competencia a la hora de retener o de conseguir profesionales, más aún en circunstancias como la pandemia", indica. De hecho, el sindicato alega que se ha llegado a dar el caso de retribuir el valor hora/guardia de manera diferente en distintos hospitales de una misma comunidad.

Según el último informe del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada, coordinado por Vicente Matas, existen grandes diferencias entre la retribución bruta/hora en cada territorio. Por ejemplo, los que menos cobran son los canarios con 20,76 euros/hora y los que más los murcianos con 28,90 euros/hora.

Por lo tanto, se aboga por un plan que unifique estos criterios y que cada concepto retribuya lo mismo en todos los lugares de España. Esto podría lograrse si se hiciera un acuerdo para el conjunto de profesionales del SNS en el que se regule, entre otros aspectos, la exención de guardias/trabajo nocturno y a turnos por razón de edad sin pérdida retributiva. 

El poder adquisitivo de los sanitarios no aumenta


A pesar del trabajo extra que han desarrollado los sanitarios en este año y medio de pandemia, su poder adquisitivo no ha aumentado. Según FSC-CCOO, desde la congelación salarial del 2010, los empleados públicos "arrastran una devaluación salarial que podría estar entre el 12,9 y el 17,9 por ciento, según los grupos profesionales". Respecto a los salarios, en 2021 se produjo una nueva subida de los salarios por parte del Estado del 0,9 por ciento, con un 0,3 por ciento que no se pudo aplicar en 2020, y se aplicó en este 2021.

En esta misma línea, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) incide en la necesidad de equiparar las retribuciones a la media de los países europeos. “Habitualmente nos comparamos con ellos y sus nóminas duplican las nuestras”, concreta Gabriel del Pozo, secretario general de CESM.

Por su parte, el Sindicato de Enfermería Satse reclama que la asignación máxima de pacientes por enfermera no supere los 6-8 pacientes por profesional en los hospitales y las 1.500 personas por enfermera en los centros de salud.

Todos los sindicatos coinciden en que la sanidad postpandemia debe tener plantillas reforzadas y estables, ya que se calcula que hay un déficit de 60.000 profesionales (solo de médicos y enfermeras). Otros aspectos relevantes serían recuperar la jornada de 35 horas y mejorar las condiciones laborales actuales, explican.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.