CESM amplía su propuesta de retiro "flexible" de los facultativos y pone el foco sobre el trabajo nocturno

La jubilación voluntaria del médico: hasta los 70 años y en base al puesto
Gabriel Sanz, Tomás Toranzo y Enrique Fernández.


23 feb 2022. 11.50H
SE LEE EN 3 minutos
La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha ampliado su propuesta para la jubilación “flexible” de los facultativos, de forma que no solo puedan adelantarla a los 60 años por motivos de penosidad sino que también tengan la posibilidad de extender su actividad hasta los 70. Una iniciativa que incluye tanto al personal sanitario como al laboral al servicio de las administraciones públicas de Salud y que pone el foco sobre el trabajo nocturno.

"En aquellas circunstancias en las que el profesional esté en buenas condiciones no tiene sentido anticipar la edad de jubilación”, ha destacado el secretario general de CESM, Gabriel del Pozo, en una rueda de prensa en la que también han participado el presidente de la confederación, Tomás Toranzo; y Enrique Fernández, miembro del Grupo de Trabajo de Jubilación.

Durante su intervención, Del Pozo ha destacado que los requerimientos psicofísicos requeridos en el desarrollo de la actividad profesional como facultativo sanitario con jornada complementaria que incluye el trabajo nocturno “no puede realizarse a partir de una determinada edad”. “Cuando se trata de la salud de los profesionales, quienes están llamados a cuidar de ésta, deben tener presente que las consecuencias de la omisión y no atender las necesidades de estos profesionales, terminarán, no sólo por afectar al propio colectivo, sino que las repercusiones alcanzarán a la salud de toda la sociedad”, ha apuntado.


Sanz, Toranzo y Fernández, durante su intervención en la rueda de prensa.


En este escenario, la confederación ha anunciado que amplía su propuesta “para los facultativos que realicen jornada complementaria, que contemple la posibilidad de jubilación parcial con contrato de relevo, que evite el riesgo de enfermar por el trabajo y que incluya el ejercicio de los facultativos sanitarios en el catálogo de profesiones con problemas de especial siniestrabilidad, penosidad, toxicidad, peligrosidad e insalubridad”.

“La OMC está, a su nivel, solicitando el reconocimiento de la profesión médica como de riesgo, algo que CESM había reclamado previamente, considerando que es preciso trabajar para conseguir que el personal facultativo sanitario desarrolle sus tareas en óptimas condiciones, tanto de medios, como de condiciones laborales y de su propia salud, adoptando medidas que modulen el impacto negativo que tiene el exceso de jornada del personal y el trabajo nocturno, mejorando la calidad de vida de estos y propiciando una igualdad de trato de los mismos respecto a otros trabajadores”, recalca la organización. 

Postura del Gobierno sobre la jubilación anticipada en sanidad


En declaraciones posteriores a Redacción Médica, el propio Del Pozo ha destacado que en su última reunión con la presidenta del Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, esta “se mostró favorable” a los planteamientos de CESM, si bien la confederación espera todavía la respuesta del departamento de José Luis Escrivá, ministro de la Seguridad Social.

“Se envió la semana pasada, estamos todavía en tiempo. Vamos a dar a opción de que haya una implicación de la administración. No descartamos nada, pero estamos todavía en vías de diálogo”. En este sentido, Toranzo ha añadido que “la vía judicial no parece el recurso actual”, pues “no hay ninguna infracción legal”.

“Pero sí es de justicia que una profesión a la que se le tiene que exigir un alto grado de competencia para atender a los pacientes no se la esté ninguneando”, ha subrayado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.