14 nov 2018 | Actualizado: 16:40

Google rinde tributo a la pionera del feminismo médico

El buscador 'Google' le dedica su icono diario

Aletta Jacobs, la primera mujer médico de Países Bajos.
Google rinde tributo a la pionera del feminismo médico
jue 09 febrero 2017. 11.20H
Redacción
Aletta Jacobs, la primera mujer médico de Países Bajos y adalid de los derechos de las mujeres y del uso de anticonceptivos para controlar la natalidad, ‘cumple’ este jueves 163 años, como recuerda el doodle de Google, que la rinde su especial homenaje de ese modo.

El recordatorio de su aniversario por el buscador ha tenido un importante eco en las redes sociales, en especial Twitter, donde se ha convertido en 'viral' al verse reflejada la noticia en la mayoría de medios de comunicación digitales. Muchos de ellos incluyen referencias a su biografía oficial en alettajacobs.org.

Nacida en 1854 en Sappemeer (Países Bajos), su padre, médico rural, le transmitió la vocación por el oficio mientras le ayudaba, incluso de niña, cuando pasaba consulta.

Una vez superados sus estudios básicos, se topó con que el acceso a los secundarios se vetaba a las mujeres en aquella época. Lejos de rendirse, escribió una carta al primer ministro del país solicitándole ayuda para que hiciese una excepción con ella, petición que le fue satisfecha.

Tras superar esta serie de obstáculos a su ambición académica y profesional, en 1878 obtuvo el título de licenciada en Medicina, y solo unos años más tarde, consiguió el Doctorado en la materia, otro hecho insólito para una fémina en su país.

Diseño y perfeccionamiento del diafragma

Una vez como médica y Doctora, se mudó a Londres y se especializó en la salud sexual y reproductiva de la mujer, con especial atención al perfeccionamiento de los métodos anticonceptivos del momento como el diafragma.

De hecho, Jacobs trabajó mucho tiempo en la mejora de la estructura y diseño de este dispositivo que había creado quien fue su profesor, el ginecólogo Wilhelm Peter Johannes Mensinga.

Años después de su estancia londinense regresó a su tierra y abrió en Amsterdam su propia clínica para atender a mujeres.

Entre los hitos de su carrera científica se adivina la que tal vez fue su verdadera llamada vocacional, la política feminista, pues no solo se esmeró por mejorar la salud reproductiva de las mujeres sino que, ante todo, se centró en fortalecer sus derechos sociales al respecto.  

En este contexto, en Londres participó en el Congreso Internacional de Mujeres de 1915. Y, dado un momento de su larga vida –murió a los 75, en Baam  (Países Bajos)– abandonó el ejercicio de la Medicina y se centró en la actividad política en defensa de las mujeres, todavía a años luz en derechos civiles respecto a la Europa del siglo XXI.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.