18 dic 2018 | Actualizado: 20:20

Este manual enseña al sanitario a dar malas noticias al paciente

El periodista Luis Fraga ha compartido cuatro consejos vitales para cualquier profesional sanitario

Este manual enseña al sanitario a dar malas noticias al paciente
dom 23 septiembre 2018. 10.00H
Redacción
Si hay algo que los médicos temen desde que empiezan a tratar pacientes es el dar una mala noticia: una enfermedad grave, la muerte de un familiar, una recaída o un efecto adverso importante son muchas de las situaciones a las que se tiene que enfrentar. Por eso es tan importante recibir consejos para comunicar esta información de la manera más adecuada.

Con el paso del tiempo, uno va siendo capaz de superar ese mal trago, pero eso no quiere decir que esté realizando una buena comunicación con el paciente. Por eso, para todos los profesionales sanitarios es vital conocer cómo mejorar estas habilidades.

El periodista Luis Fraga ha compartido en su blog cuatro consejos para que los sanitarios hagan frente a estas situaciones. Cuatro propuestas sencillas pero importantes para una función indispensable de todo médico.


Consejos para comunicar malas noticias



La comunicación de malas noticias es una habilidad que necesita práctica


1. Formarse en comunicación. Parece obvio pero no lo es: algunos tienen más habilidades que otros, pero todos mejorarán formándose.

2. Conectar con las emociones del paciente. Fraga recoge la opinión de la psicóloga Alba Sánchez, que señala que no se debe perder la empatía porque “lo que para ti es habitual para el otro puede ser la experiencia más brutal”.

3. Ser consciente de que se es un ser humano además de un profesional. No se debe dejar atrás la parte humana, la necesidad de consuelo por parte del otro.

4. Reservar una frase positiva para el final. No es lo mismo decir que hay un tratamiento pero que la enfermedad es muy grave, que decir que la enfermedad es muy grave pero hay un tratamiento.

La comunicación de malas noticias es una habilidad que necesita práctica y que tiene complejidad. Estos cuatro ejemplos pueden convertirse en muchos más
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.