Ciudadanos propone supeditar el aumento de la jubilación al incremento salarial de los menores de 35 años

El sueldo del médico joven aleja al IPC para calcular las futuras pensiones
María Muñoz


22 nov 2021. 20.00H
SE LEE EN 5 minutos
El Proyecto de Ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones sigue adelante después de que este lunes consiguiera superar el "filtro" de la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Congreso de los Diputados. 

Sin embargo, este paso adelante ha supuesto nuevos temores por parte del colectivo médico en relación a la enmienda de Ciudadanos, con la que propone establecer un "tope" al aumento de las pensiones según el IPC. En concreto, pide ligar dicha revalorización al incremento que experimente ese año el salario mínimo de los jóvenes para no producir un desequilubrio intergeneracional en el sistema actual. 

La primera parte de la reforma de las pensiones proyectada por José Luis Escrivá está a un paso, o mejor dicho a un pleno, de ser ratificada y entrar en vigor a partir del año que viene. Será por tanto la Cámara, en base a la propuesta de ERC, la encargada de emitir el veredicto final sobre el proyecto, en el que ya figura el mecanismo de solidaridad intergeneracional, aprobado por el Ministerio de Seguridad Social y los sindicatos la semana pasada. 

Por el camino se quedan las más de 130 enmiendas presentadas por los partidos a la norma y en su mayoría rechazadas por los miembros de la Comisión. La de Ciudadanos, referente a este mecanismo, ha sido prácticamente la única en quedar en pie. 

En su texto, propone limitar la revalorización de las pensiones en función del salario medio de los trabajadores menores de 35 años y que en el caso de los médicos correspondería en parte a la fase MIR. De esta forma, el partido trazaba una clara línea roja a la subida temporal y progresiva de la cotización que plantea la norma a partir de 2023, en aras de garantizar un fondo presupuestario suficiente para cubrir las pensiones de los 'baby boomers'. 

Aunque ve necesario garantizar la "sostenibilidad del sistema público de pensiones y el equilibrio intergeneracional", considera que no se debe fustigar ni "condenar" a los jóvenes, explicaba la portavoz del grupo, María Muñoz al defender la enmienda. En el mismo texto, piden precisamente, evitar que el incremento de los gastos del sistema sea a costa del futuro de las generaciones venideras y se genere una descompensación

Para conseguirlo, la revalorización prevista en la Ley General de la Seguridad Social, "no podrá ser superior al porcentaje equivalente a la tasa de variación interanual del salario medio de los trabajadores menores de 35 años en el periodo equivalente".  Así, las pensiones "se revalorizarían con el IPC como regla general, siempre y cuando los salarios de los jóvenes crezcan también tanto como o más el IPC", reiteraba la diputada, al considerar "insostenible e injusto que las pensiones crezcan más que los salarios que deben financiarlas". 

De llegar a término, la medida entraría en conflicto con la propia norma, al actuar como límite a la subida acompasada de las pensiones en función del IPC, advierte Vicente Matas, coordinador del Sindicato Médico de Granada

Y es que las cuentas parecen no cuadrar. Según datos del INE, entre 2009 y 2019 el salario medio anual de los jóvenes de 25 a 29 años subió un 1,38 por ciento y el de aquellos entre 30 y 34 años un 0,73 por ciento, mientas que el importe medio de la jubilación ascendió en un 33 por ciento, por lo que el "desequilibrio es evidente". 

Coeficientes reductores: 154 euros menos el primer año  


Junto a la propuesta de Ciudadanos se han impulsado otras cinco enmiendas transaccionales por parte del Grupo Parlamentario Confederal de Unidas Podemos-En Comú PodemGalicia en Común, tomando como base los cambios presentados (y posteriormente retirados) por ERC y Bildu. Sin embargo, se trata de una ligera corrección en el texto legislativo en relación a la disposición transitoria trigésimo cuarta que deja intactos los coeficientes reductores acordados en caso de prejubilación. 

De esta forma, y salvo futuras modificaciones, se aplicará una reducción progresiva a la pensión de aquellos médicos, con base reguladora superior a la pensión máxima, que decidan anticipar su retiro. Por ejemplo, un facultativo que quiera prejubilarse dos años antes recibirá una penalización del 5,70 por ciento en 2024, frente al 4 por ciento en vigor actualmente, que irá incrementándose hasta alcanzar el 21 por ciento en los 10 años que plantea de plazo la medida. Esto, en términos numéricos, supondría restar 154 euros a las retribuciones mensuales de 2024 y unos 567 en una década. 

Asimismo, con la propuesta de Unidas Podemos, el texto definitivo tendrá en cuenta la tasa de remplazo a la hora de fijar las retribuciones públicas con la creación de la Agencia Estatal de la Administración de la Seguridad Social. Además, se establece un mecanismo de control que obligará al departamento de Escrivá a auditar los ingresos provenientes de las cotizaciones sociales y a los gastos de naturaleza controbutiva y no contributiva, un mes después de la entrada en vigor de la ley. 





Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.