El plan de Escrivá de prejubilación reduce un 8% las pensiones en sanidad

La misma estrategia también prevé bonificar las pensiones de médicos y enfermeros que decidan atrasar su retiro

El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá.
El plan de Escrivá de prejubilación reduce un 8% las pensiones en sanidad
vie 11 septiembre 2020. 19.00H
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, es un independiente en un Gobierno de coalición, y como tal, sus políticas escapan del discurso político habitual. José Luis Escrivá sabe que la crisis del coronavirus Covid-19 va a afectar seriamente a las arcas de la seguridad social y por ello necesitan recaudar o ahorrar lo máximo posible. Una de las vías para ejecutar esta última posibilidad es la de penalizar, aún más, las jubilaciones anticipadas, y a su vez bonificar las jubilaciones que se alarguen más allá del límite legal. Sobre estos temas, los médicos y enfermeros tienes más dudas que certezas. 

José Luis Escrivá, cree que el sistema establecido en España para la jubilación entre los 65 y 67 años es razonable, pero afirma que “los mecanismos de jubilación anticipada voluntaria en nuestro país no están bien diseñados. Hay demasiadas jubilaciones anticipadas”.

Son declaraciones del propio Escrivá realizadas este jueves en Onda Cero, donde ha señalado que “hay margen para que haya menos jubilaciones anticipadas si los coeficientes de reducciones de la pensión en los casos de jubilación anticipada sean de facto de un 8 por ciento, y no de un 2 por ciento o un 3 por ciento como es ahora”. Una reducción que podría suponer una perdida de más de 400 euros en la pensión máxima que hasta ahora perciben los médicos que deciden adelantar su retiro.


Vicente Matas: "No es lógico penalizar a quien decida adelantar su jubilación"


Vicente Matas, vocal de la Comisión de Atención Primaria Urbana de la OMC y miembro del Sindicato Médico de Granada, se muestra “preocupado” por las intenciones de este ministerio, dado que las cuales “supondrían un grave perjuicio para los médicos que quieran adelantar su jubilación, llegando a perder en torno a los 400 euros”.

“Vemos injusto que se penalice a los médicos que se quieran jubilar voluntariamente de forma anticipada. Esta medida castiga un poco más, si cabe, al médico. Llevamos toda la vida haciendo guardias, las cuales la mayoría ni cotizan, y cotizamos más de 35 años, que si contamos las horas de guardias son casi 45 años en horas de trabajo, por lo que no vemos normal que ahora se nos quiera penalizar”, señala Matas a Redacción Médica.

Reducción de la pensión


En este sentido, Matas recuerda que en estos momentos aquellos médicos que decida adelantar su jubilación sufren una penalización del 2 por ciento sobre su pensión máxima. O lo que es lo mismo, unos cien euros menos sobre lo que les correspondería. Aplicando la fórmula que plantea ahora Escrivá, la de una penalización del 8 por ciento anual, “el castigo para los médicos se extendería hasta una pérdida de en torno a los 400 euros”.

Matas
se refiere directamente a los coeficientes reductores que se aplican a las rentas más altas que deciden adelantar su jubilación, las cuales dejan de contribuir a las arcas del Estado antes de lo previsto. Entre los trabajadores con mayores salarios, donde se encuentran los médicos, se aplica un coeficiente reductor, de hasta el 8 por ciento por año de anticipo de jubilación. Este se aplica sobre la base reguladora, pero la misma supera la pensión máxima que se fija cada año, por lo que el importe al que tienen derecho es el mismo que si no se hubiera aplicado la penalización. El objetivo del ministro de Seguridad Social es corregir esas "variaciones". 

Y es que, tal y como destaca Vicente Matas, “el médico que haya estado cotizando por el tope máximo de su pensión le corresponderían unos 3.000 euros, pero como las pensiones están limitadas a unos 2.600 euros habría que restar ese 8 por ciento a esta cantidad. Hay compañeros muy quemados, que hacen muchas horas de trabajo, y llegan a los 63 años prácticamente exhaustos. Sobre todo, aquellos facultativos que llegan a esa edad este año, en plena pandemia del coronavirus Covid-19”.

En cambio, los médicos sí aplauden la otra posibilidad planteada por el ministro de Seguridad Social: la de impulsar el retraso de la jubilación y bonificar a quien decida posponerla. En este caso, Matas recuerda que esta "es una petición histórica" por parte del colectivo médico, y es "lógico" que se permita dicha posibilidad, pero "lo que no es normal es penalizar a los que decidan adelantarla".
  

Satse: "Pedimos que las enfermeras puedan beneficiarse de un coeficiente reductor a la hora de adelantar su jubilación"


"Los médicos hemos tenido que llegar al punto de acudir a la justicia para que nos dejen seguir trabajando más allá del límite legal en la edad de jubilación. Afortunadamente, ahora las administraciones están siendo más flexibles en estos casos. También es que ahora nos necesitan más que nunca debido al coronavirus Covid-19", destaca Matas. 

Medida "acertada"


En la misma línea prosigue Manuel Carmona, representante nacional de Médicos en ejercicio privado de la OMC, que considera la posibilidad de incentivar el retraso de la jubilación como "muy acertada". 

"No obstante, llama la atención esta propuesta cuando en la sanidad pública se ha estado jubilando a los médicos de forma obligatoria al cumplir los 65 años y en general se les sigue poniendo trabas para continuar después de esta edad a los que voluntariamente quieren hacerlo", denuncia Carmona. 

Las enfermeras, "las más perjudicadas"


Esta predisposición de penalizar la jubilación anticipada también "penaliza" al colectivo de Enfermería. Desde el sindicato Satse señalan a este diario que "el Gobierno no puede meter a todos en el mismo saco y debe tener en cuenta las especialmente duras y penosas que son las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros a lo largo de toda su vida laboral". 

Para evitar esta situación, desde el sindicato enfermero recetan al ministro Escrivá la posibilidad de aplicar un "coeficiente reductor" de la edad de jubilación en virtud de la Ley General de la Seguridad Social. "Es decir, que las enfermeras y enfermeros puedan jubilarse de manera anticipada y voluntaria si así lo desean. Tampoco compartimos, además, que se retoque el actual sistema de “penalización” por adelantar la jubilación, como parece que plantea también el ministro", subrayan. 

"Pedimos es que las enfermeras y enfermeros puedan beneficiarse de la norma mencionada que prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a la  pensión de jubilación pueda ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre y acusen elevados índices de morbilidad y mortalidad. Ya se ha hecho, por ejemplo, con los policías", relatan desde el sindicato, insistiendo en la necesidad de "renovar las plantillas de Enfermería". 




Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.