Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:50
Política Sanitaria > Medicina

El congreso de Semfyc pierde 1.300 médicos desde que Basora es presidente

Prevén 2.500 asistentes este año, lo mismo que en 2010, la primera vez que su presidente organizó el Congreso

Josep Basora, presidente de Semfyc.
El congreso de Semfyc pierde 1.300 médicos desde que Basora es presidente
Redacción
Miércoles, 18 de mayo de 2016, a las 17:30
La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, Semfyc, celebrará la 36ª edición de su congreso anual  del 9 al 11 de junio en La Coruña en el que esperan la asistencia de 2.500 facultativos. Se da la circunstancia que esta previsión es la misma que el número de asistentes que acudieron al primer congreso de Semfyc con Josep Basora de presidente: 2.500. El último congreso realizado bajo la tutela de la anterior junta directiva consiguió en 2009 alcanzar su máximo de los últimos años con 3.800 asistentes.

El año siguiente en Barcelona, ya con Basora, se alcanzaron los ya mencionados 2.500, una caída de 1.300 médicos participantes. Desde entonces, siete congresos después, el número es el mismo. Solo los congresos de Granada en 2012 con 3.500 y de Bilbao en 2013 con 3.000 asistentes parecían invertir la tendencia pero fue un espejismo ya que desde 2014 el número volvió a bajar de nuevo a los 2.500 congresistas. Siempre, según los datos proporcionados por la propia entidad.

La cita coruñesa, que se celebra con el objetivo como viene siendo habitual de repasar la situación actual de la especialidad, no está exenta de polémica. Una parte de la comunidad médica ha alertado sobre el modelo de financiación del congreso nacional, pues los médicos que no quieran ir financiados por la industria tienen que pagar más de 300 euros por pasar dos días de jornadas.

Tampoco han gustado las fechas propuestas para el congreso. En junio también se celebra el congreso de Semes (Urgencias), lo que resta cientos de asistentes a Semfyc; y por otro lado los recién salidos del examen MIR, que acaban de llegar a sus centros de salud, no pedirán ya un permiso para ir al congreso. Misma circunstancia de los MIR más veteranos, que se encuentran a la espera de 'cazar' un contrato.