Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Política Sanitaria > Medicina

Casas Herrero, nuevo presidente de Semeg

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica elige a este médico del Hospital de Navarra para los próximos cuatro años

Álvaro Casas Herrero es el nuevo presidente de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (Semeg).
Casas Herrero, nuevo presidente de Semeg
Redacción
Lunes, 18 de abril de 2016, a las 14:30
La Sociedad Española de Medicina Geriátrica (Semeg) ha nombrado a Álvaro Casas Herrero como su nuevo presidente, un cargo que ostentará durante los próximos cuatro años. Licenciado en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Alcalá, Casas Herrero compagina, desde 2008, su puesto como médico del Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Navarra con su plaza como docente clínico asociado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra. Anteriormente ha sido médico residente y facultativo adjunto en el Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe, en Madrid.

En el mundo de las sociedades científicas, el nuevo presidente de Semeg es secretario del grupo de trabajo de ‘Osteoporosis, caídas y fracturas’ de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG); secretario de la Sociedad Navarra de Geriatría y Gerontología (SNGG); y miembro del grupo de ‘Caídas y fracturas’ de la Sociedad Europea de Medicina Geriátrica (Eugms, por sus siglas en inglés). Álvaro Casas Herrero ha publicado más de 30 artículos en revistas científicas especializadas en Geriatría y, además, colabora como investigador asociados en redes sobre envejecimiento y fragilidad.

Asimismo, ha realizado cursos de doctorado en Geriatría por la Universidad Complutense de Madrid y ha completado su formación en el extranjero durante tres meses para trabajar en el Departamento de Geriatría de la Universidad de Western Ontario, en Canadá. En este centro, Casas Herrero ha realizado una serie de cursos sobre los trastornos de la marcha, caídas, deterioro cognitivo y sus interrelaciones como marcadores de la fragilidad, el deterioro funcional y la dependencia en la población anciana.