23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:10
Especialidades > Medicina Interna

Usar aspartamo o stevia no libra de hipertensión y diabetes

No hay datos que apoyen claramente los beneficios de los edulcorantes artificiales para el control del peso

Usar aspartamo o stevia no libra de hipertensión y diabetes
Redacción
Lunes, 17 de julio de 2017, a las 09:10
Los edulcorantes artificiales están asociados con el aumento de peso a largo plazo y el incremento del riesgo de obesidad, diabetes, presión arterial alta y enfermedades del corazón, según un nuevo estudio publicado en Canadian Medical Association Journal. El consumo de edulcorantes artificiales, como el aspartamo, la sucralosa y la stevia, es generalizado y creciente, pero datos emergentes indican que los edulcorantes artificiales o no nutritivos pueden tener efectos negativos sobre el metabolismo, las bacterias intestinales y el apetito, aunque la evidencia es conflictiva.

Para entender mejor si el consumo de edulcorantes artificiales está enlazado con efectos negativos a largo plazo sobre el peso y las enfermedades cardiacas, los investigadores del Centro de George & Fay Yee para la Innovación Sanitaria de la Universidad de Manitoba, en Canadá, realizaron una revisión sistemática de 37 estudios que siguieron a más de 400.000 personas durante un promedio de 10 años.

Solo siete de estos estudios fueron ensayos controlados aleatorios (el patrón oro en la investigación clínica), con la participación de 1.003 personas seguidas durante un promedio de seis meses. Los ensayos no mostraron un efecto consistente de los edulcorantes artificiales sobre la pérdida de peso y los estudios observacionales más largos mostraron un vínculo entre el consumo de edulcorantes artificiales y relativamente mayores riesgos de aumento de peso y obesidad, hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiacas y otros problemas de salud.

Sin datos científicos

“A pesar del hecho de que millones de personas consumen rutinariamente edulcorantes artificiales, se han incluido relativamente pocos pacientes en los ensayos clínicos de estos productos”, dice Ryan Zarychanski, profesor asistente de la Facultad Rady de Ciencias de la Salud de la Universidad de Manitoba. “Encontramos que los datos de los ensayos clínicos no apoyan claramente los beneficios previstos de los edulcorantes artificiales para el control del peso”, subraya.

“Se justifica precaución hasta que los efectos de los edulcorantes artificiales a largo plazo en la salud estén totalmente caracterizados”, dice la autora principal, Meghan Azad, profesora asistente de la Facultad Rady de Ciencias de la Salud en la Universidad de Manitoba. Su equipo en el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba está realizando un nuevo estudio para entender cómo el consumo de edulcorantes artificiales por mujeres embarazadas puede influir en el aumento de peso, el metabolismo y las bacterias intestinales en sus bebés.

“Dado el uso generalizado y creciente de edulcorantes artificiales y la actual epidemia de obesidad y enfermedades relacionadas, se necesita más investigación para determinar los riesgos a largo plazo y los beneficios de estos productos”, afirma Azad.