25 de mayo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 13:50
Especialidades > Medicina Interna

La EPOC ahora también se diagnostica con el móvil

Por medio de test de sospecha diagnóstica

José Barquero, presidente del Comité Organizador de la XII Reunión de EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).
La EPOC ahora también se diagnostica con el móvil
Redacción
Jueves, 09 de marzo de 2017, a las 14:40
Cada vez quedan menos excusas para que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pase desapercibida. Ahora, las aplicaciones para móviles incluyen test que confirman o desmienten que se padezca la enfermedad, según ha apuntado José Barquero, presidente del Comité Organizador de la XII Reunión de EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se celebra los días 9 y 10 de marzo en Badajoz.

“Ya existen aplicaciones o apps con test de sospecha diagnóstica, estudios que avalan los diagnósticos espirométricos realizados en Atención Primaria, o en el propio domicilio del paciente, e interpretados en departamentos especializados; programas de telemonitorización y formación de enfermos y cuidadores que mejoran el autocontrol de la enfermedad y agilizan la toma de decisiones”, entre otras posibilidades. “Estos sistemas van a permitir disponer de datos que, hasta la fecha, son desconocidos”, asegura.

Asimismo, además de estos avances, se espera la llegada de nuevas técnicas de oxigenoterapia y ventiloterapia –ha recalcado– que permitirán ampliar las posibilidades de los profesionales para adaptarse mejor a los pacientes y a sus circunstancias, reduciendo así el impacto de la EPOC en su calidad de vida. 

En cuanto a los retos pendientes, Barquero ha resaltado que el futuro de la EPOC pasa por ofrecer a los pacientes tratamientos eficaces y sencillos que reduzcan los síntomas y las exacerbaciones.

'Desnormalizar' el consumo de tabaco

Respecto a los desafíos más globales, ha añadido que éstos se centran en “conseguir que la EPOC sea una enfermedad visible y desnormalizar el consumo de tabaco para lograr que las enfermedades provocadas por su consumo pasen a los anales de la Historia de la Medicina, como lo ha hecho la viruela”.

Un mensaje que los profesionales quieren recalcar es que, pese a que la EPOC no es curable, sí es posible alcanzar objetivos muy importantes, como reducir los síntomas de los pacientes y que tengan mejor calidad de vida. La EPOC, han recordado, resulta prevenible.

“Para acabar con el consumo de tabaco, resulta necesario asumir que toda la inversión en campañas de prevención, especialmente para los jóvenes, es insuficiente hasta que esta imagen de normalidad del tabaco desaparezca de nuestro imaginario”, ha advertido Barquero, quien ha recordado, asimismo, que hace unos años ciertas situaciones, como un médico fumando en la consulta o viajeros haciendo lo propio en los medios de transporte, formaban parte de nuestro día a día y en la actualidad nos resultan inadmisibles.