El multiuso de la ecografía en el Covid: triaje, diagnóstico y seguimiento

Yale Tung Chen destaca la sensibilidad de esta técnica en la 8ª Reunión de Ecografía Clínica de la SEMI

Yale Tung Chen, del Hospital La Paz.
El multiuso de la ecografía en el Covid: triaje, diagnóstico y seguimiento
jue 08 octubre 2020. 13.30H
El internista Yale Tung Chen, del Hospital La Paz, ha sido uno de los encargados de hablar sobre la 'aplicación y escenarios de la ecografía pulmonar en el coronavirus' durante la 8ª Reunión de Ecografía Clínica organizada por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). En su ponencia, ha destacado, entre otros aspectos, la utilidad que tiene esta herramienta tanto para diagnosticar como para realizar el seguimiento de pacientes Covid-19 incluso en los momentos en los que más pacientes hay. "Mientras tenga afectación pulmonar, voy a ser capaz de visualizar el Covid-19 con la ecografía", asegura.

"Actualmente tenemos una enfermedad que afecta fundamentalmente es a los pulmones. Dentro de ellos lo hace a nivel del alveolo distal, a nivel subpleural, que es la zona que mejor se puede detectar y ver con la ecografía", explica. Por lo tanto, los especialistas disponen de "una técnica que es de imagen, portátil, muy sensible y en momentos de alta prevalencia, como es la pandemia actual, altamente específica para el Covid-19", explica. 

- DIRECTO | Siga aquí la evolución del coronavirus Covid-19 -

"También es inocua -prosigue-. Con lo cual dispongo de una técnica que puedo aplicar en distintos escenarios, ya sea a nivel del triaje, para ver un paciente que pueda ser subsidiario de una alta precoz en tiendas de campaña que se monten fuera de la propia urgencia. o dentro del propio sistema de triaje, y también para ver qué paciente requiere de mayor prioraización en la atención". 

Y además, señala el experto, es un buen método de diagnóstico. "Frente a una técnica como puede ser la radiografía de tórax, que tiene una sensiblidad para detectar alteraciones por coronavirus del 50-60 por ciento, la ecografía la sensiblidad es del 85 por ciento, por lo que es mucho mayor", asegura. Incluso puede tener una sensibiliad mayor que la PCR, dependiendo de en qué estadío se aplique. 

Un "complemento ideal"


"En esos casos va a ser un complemento ideal para poder atender a mi paciente, ya sea en el diagnóstico como fundamentalmente en la monotorización. Se ha propugnando como técnica de elección Gold Standard el TAC de tórax. La problemática que tiene es que es mucho más específica que la ecografía. Las alteraciones que encuentro pueden ser muy sugestivas de coronavirus, pero el problema que tenemos es que no en todos los sitios tienen la disponiblidad para poder atender la gran cantidad de pacientes que nos han llegado en las oleadas que hemos tenido desde marzo. Es un problema de tener disponible el TAC para poder hacer 200 o 300 en un día", añade. 


"La ecografía puede tener una sensibilidad del 85%"


"Y si no puedo aplicar TAC a los pacientes nuevos -prosigue-, no hablemos ya para el seguimiento de los pacientes que tienen esta enfermedad, que una de las particularidades que tiene es que rápidamente cambiante. Entonces en un momento pude estar bien, o aparentar estarlo, y después inmediatamente empeorar clínicamente. Esta técnica lo que me va a permitir es monotorizar y seguir al paciente para poder ajustar el tratamiento". 

Por otra parte, señala que se puede complementar con otro tipo de técnicas que permitan ver si existen o no complicaciones derivadas de la enfermedad: desde una insuficiencia cardiaca a un derrame pericárdico, pasado por un neumotórax, un embolismo pulmonar o un síndrome del distrés respiratorio. "La ecografía me va a poder datos de todos esos problemas que, asociándolos en el contexto de clínica y analítica, voy a conseguir ver un escenario bastante plausible de lo que le está ocurriendo a mi paciente", indica el internista. 

Seguimiento postCovid


"Y ya en cuanto al manejo posterior es una técnica que me puede servir para el seguimiento del síndrome postCovid", asegura. Según explica, han visto que la enfermedad no se termina ni en dos ni en tres semanas para un 70 por ciento de los pacientes, que dos meses después siguen siendo sintomáticos.

"La ecografía tiene que entenderse como una herramienta más dentro de las que tenemos ya, como la radiografía y el TAC, que las complementa y que nos hace poder ver de una forma más segura y con garantías la enfermedad, para personalizarla en cada paciente", concluye.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.