El control actual del colesterol es escaso y se asocia con un aumento del riesgo de complicaciones cardiovasculares

Uso "insuficiente" de las terapias hipolipemiantes
Las guías de prevención cardiovascular están fijando unos objetivos de control del colesterol aterogénico.


01 oct 2021. 14.10H
SE LEE EN 3 minutos
La falta de consecución de objetivos lipídicos es preocupante porque se relaciona directamente con la alta incidencia de recurrencias de la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica y conlleva un alto coste económico y social. Por lo tanto, es necesario conseguir que el personal sanitario, por un lado, y los propios pacientes, por el otro, hagan un uso adecuado de los recursos terapéuticos disponibles.

Así se ha puesto de manifiesto dentro de la V Jornada Cardiovascular que la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) celebra en Madrid los días 1 y 2 de octubre junto al VII Foro de Formación en Diabetes bajo el lema ‘Unidos en la Salud Cardiometabólica’. “El control actual de la concentración de colesterol, unido a lipoproteínas de baja densidad en el paciente con enfermedad cardiovascular ateroesclerótica, es muy escaso y esto se asocia con un aumento del riesgo de que se presenten complicaciones cardiovasculares”, según Miguel Ángel Baena López, miembro del Grupo de Trabajo Cardiovascular de la SEMG.

Además, según ha recordado en las jornadas, cuanto más tarde se logren dichos objetivos, el riesgo será mayor. “Esto se debe principalmente a un uso insuficiente de las terapias hipolipemiantes actualmente disponibles”.

Las guías de prevención cardiovascular están fijando unos objetivos de control del colesterol aterogénico para los pacientes con enfermedad cardiovascular ateroesclerótica cada vez más estrictos (menores a 55 mg/dl) y adaptados a distintos condicionantes de riesgo, entre ellos, diferentes variables de gravedad de la enfermedad ateroesclerótica y la existencia de comorbilidades y otros factores de riesgo cardiovascular asociados.

Aunque es bien conocido que reducir las cifras de LDL se asocia con un descenso marcado del riesgo de eventos CV, “la realidad es que, pese a tener herramientas suficientes para conseguir un control adecuado en la mayoría de los sujetos con cardiopatía isquémica, la mayoría de ellos no logran los objetivos de control establecidos”, según Baena.


Algoritmos de abordaje 


Si bien esta situación es preocupante en la población con hiperlipemia en general, aún lo es más en el paciente en prevención secundaria. Por estos motivos, desde la Sociedad Española de Cardiología (SEC) se ha planteado la creación de unos algoritmos de abordaje sencillos y fácilmente aplicables, que abarquen la mayoría de las situaciones clínicas en prevención
secundaria.

Además, en este consenso de la SEC con recomendaciones para mejorar el control lipídico -en el que ha participado la SEMG a través de la doctora Isabel Egocheaga, junto a expertos en el campo de la dislipemia de diferentes especialidades (Cardiología, Medicina interna y Atención Primaria)-, se han incluido determinados perfiles de pacientes a la tabla de riesgo cardiovascular propuestos por las guías europeas de dislipemia, tanto para prevención primaria como en prevención secundaria.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.