18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 15:30
Especialidades > Medicina de Familia

Las 22 cosas que no debe hacer el médico frente a la violencia de género

El Grupo de Trabajo de la Mujer de Somamfyc ha elaborado dos decálogos de 'no hacer' en estas situaciones

Las 22 cosas que no debe hacer el médico frente a la violencia de género
Redacción
Martes, 28 de noviembre de 2017, a las 13:25
El Grupo de Trabajo de la Mujer de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria (Somamfyc) ha elaborado una serie de recomendaciones sobre lo que el médico no debe hacer frente a una situación de violencia de género.

En realidad se trata de dos 'decálogos' (tienen once puntos cada uno) . Uno está enfocado al 'no hacer' en la consulta en cuanto a la violencia en la pareja o expareja, mientras que el otro se refiere a la actuación del médico a la hora de elaborar el parte de lesiones.

En la consulta, la médica o médico no debe actuar con premuras y evitar la re-victimización de la mujer. Por supuesto, respetar su respuesta o ausencia de ella, sin criticar su actitud ni justificar la violencia del agresor ni dar explicaciones a su actitud. El facultativo no debe dejar sola a la mujer ni infravalorar su peligro. “Protegerla sobre todo si se decide a denunciar”, reza el documento.

Tampoco debe contrastar la información con el agresor ni prescribir fármacos a menos que sea imprescindible. La terapia de pareja está contraindicada, así como la mediación familiar. Además, debe eludir la derivación salvo que se valore un riesgo vital, ni rechazar las decisiones de la paciente, apoyando su decisión, incluso si esta es no denunciar.

A la hora de realizar el parte de lesiones, se recomienda hablar con la autoridad competente o los servicios sociales e informar, si la mujer quiere volver a su domicilio, de que su vida corre peligro y elaborar un plan de seguridad. El parte no debe registrar solo las lesiones físicas, también las psíquicas, así como las agresiones sexuales o tentativas.

Sin minimizar la gravedad de las lesiones

El episodio debe quedar reflejado no solo en el parte de lesiones sino también en la historia clínica. Además, hay que garantizar la continuidad asistencial “e incluso la confidencialidad” en los casos fuera de cupo. Tampoco se debe olvidar el posible riesgo en que estén otros miembros de la familia de la mujer.

El documento incide en que hay que prestar atención a la redacción del parte de lesiones, advirtiendo de que, como estas consultas suelen ser sin cita previa o en Urgencias “dedicamos poco tiempo y cuidado” al mismo. Conmina también a informar adecuadamente a que la mujer conozca qué ocurre tras el parte de lesiones: “Será llamada a declarar y formular la denuncia si lo desea, las fuerzas de seguridad acudirán a su casa, su pareja será detenida y en 72 horas se realizará un juicio rápido”.

No se debe minimizar la gravedad de las lesiones, aunque no tengan riesgo vital pues “el proceso de violencia sí lo tiene”. Por último, hay que dejar constancia por escrito en el parte de lesiones de la voluntad o no que tiene la mujer de presentar denuncia.

Acceda aquí a los dos decálogos con los 'no hacer' frente a la violencia de género