Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Especialidades > Medicina de Familia

La Primaria quiere conocer su grado de autogestión

Los resultados de la primera fase del estudio se presentarán a principios del año que viene

Pilar Rodríguez Ledo.
La Primaria quiere conocer su grado de autogestión
Marcos Domínguez
Jueves, 24 de noviembre de 2016, a las 09:20
Cuando se habla de gestión clínica, la tendencia es pensar en atención especializada. Este concepto también puede aplicarse al primer nivel asistencial, y por eso las tres sociedades de medicina de Atención Primaria quieren hacer una foto del grado de autogestión de los más de tres mil centros de salud en España.

Semergen, SEMG y Semfyc se han coordinado para encuestar a los responsables de los centros para hacer una foto de la situación en nuestro país. “Nuestra idea de partida, que ojalá quede refutada, es que el nivel de autogestión es muy bajo, con diferencias entre autonomías”, explica a Redacción Médica Pilar Rodríguez Ledo, tercera vicepresidenta de SEMG.

“En una primera fase estamos intentando analizar la heterogeneidad y el grado de autonomía tanto en aspectos asistenciales como en docencia e investigación” para discriminar aquellos centros que gozan de cierto grado de autogestión.

Esta fase se acaba de cerrar y sus resultados, comenta Rodríguez Ledo, se presentarán probablemente a principios del año que viene. El siguiente paso será si “en aquellos centros con cierta autonomía se reúnen los requisitos para poder hablar de gestión clínica” y sus conclusiones se darán a conocer en los congresos de medicina de Familia del mes de junio (Semfyc  y SEMG).

Generalizar los modelos de éxito

La vicepresidenta de SEMG aclara que en muchos centros “hay cierta autonomía sin que le podamos llamar gestión clínica”. “Puede haber centros que, no teniendo gestión clínica, tienen autonomía para sustituciones, recursos humanos, formación, investigación, etc.”

Una vez analizados los modelos de gestión, la idea es poder implantar aquellos casos de éxito donde sea posible, elevando propuestas de mejora a las administraciones sanitarias. “Habrá unos mínimos comunes que habrá que consolidar”, y en el resto de elementos se implantaría más o menos dependiendo de las características de cada centro.

Ante las posibles reticencias que se puedan encontrar en las administraciones, Rodríguez Ledo cree que “ningún gestor debería temerlo sino todo lo contrario”. La gestión clínica se trata de una “herramienta” y, por tanto, “dependerá del uso que le demos. Francamente, creo que es una mejora para la Atención Primaria”.