14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

La labor de AP pasa por prevenir los accidentes de tráfico en ancianos

Semergen detalla que los médicos realicen actividades para disminuir las lesiones en mayores de 65 años

El miembro de los Grupos de trabajo de Actividades de Semergen, Eladio Jiménez
La labor de AP pasa por prevenir los accidentes de tráfico en ancianos
jue 26 octubre 2017. 18.00H
Redacción
"Desde Atención Primaria es necesario realizar actividades preventivas para disminuir las lesiones en mayores de 65 años por accidentes de tráfico, y diferentes instituciones nacionales e internacionales así lo recomiendan". Son palabras del médico de Familia del Centro de Salud Fernando el Católico (Zaragoza), Antonio Gómez, en el marco del 39º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

El especialista ha detallado cinco actuaciones que puede desarrollar el médico de Familia para prevenir este tipo de accidentes. En primer lugar, la evaluación de los hábitos de conducción y revisión de la historia clínica en busca de fármacos y enfermedades que puedan interferir en la conducción. En segundo lugar, la apreciación de las enfermedades que presenta, priorizando el estado funcional y las complicaciones que desencadenan.

Otro de los puntos es la prescripción preferente de aquellos medicamentos que no interfieran en la conducción y, si no es posible, minimizar sus efectos. Asimismo, el papel de los profesionales de AP es dar consejos sobre distracciones, consumo de alcohol o hábitos de conducción. Por último, deben valorar si existe riesgo de conducción insegura.

"La visión, el estado cognitivo y las funciones o habilidades motoras (por ejemplo, la fuerza, la coordinación y la flexibilidad) son tres dominios clave necesarios para la conducción segura", ha asegurado Antonio Gómez antes de recalcar que "una adecuada elección y manejo de los fármacos que utilizan los ancianos ayudaría a disminuir la tasa de lesiones por tráfico". 

La Atención Primaria de Salud es el nivel asistencial más comúnmente frecuentado por los mayores de 65 años (muchos de ellos conductores en activo). El médico de Familia posee, en general, un adecuado conocimiento sobre las patologías y los fármacos que consume el anciano, y dispone de la información sobre el contexto familiar y social que rodea a estos pacientes.

Todo ello, a juicio del miembro de los Grupos de trabajo de Actividades Preventivas de Salud Pública de Semergen, Eladio Jiménez, "sitúan a este profesional en una posición privilegiada, tanto para identificar conductores potencialmente de riesgo como para llevar a cabo estrategias preventivas de la accidentalidad por tráfico en este colectivo".

Participar en campañas de la DGT

La labor que puede jugar el médico de Familia en la prevención de accidentes de tráfico en personas con edad avanzada puede ser un complemento perfecto de las campañas de concienciación de la DGT, y viceversa.

Así, para el especialista de Semergen "el alcance de estas campañas puede convertirse en un factor facilitador a la hora de que el médico de Familia aporte al anciano un consejo sobre la necesidad de restringir la conducción a zonas conocidas o evitar conducir tras el consumo de ciertos fármacos, por ejemplo".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.