La especialidad las liga al nivel de incapacidad al mismo tiempo que da fórmulas para evitar una burocratización mayor

Familia 'asume' las bajas por regla dolorosa pese al aumento de burocracia
María del Rosario Blasco Martínez, Francisco José Saez y Hermenegildo Marcos Carreras.


19 abr 2022. 09.00H
SE LEE EN 7 minutos
La propuesta del Ministerio de Igualdad respecto a la creación de bajas laborales para mujeres con reglas dolorosas cuenta con el visto bueno de Ginecología y, según ha podido saber Redacción Médica, también con el de Medicina de Familia. El primer nivel asistencial, que sería el encargado de tramitar las Incapacidades Temporales (IT), las ve como “necesarias” y asume la mayor carga burocrática que les supondrá al recaer en ellos su tramitación, al mismo tiempo que da fórmulas alternativas para reducir este ‘papeleo’ como la autobaja o la implicación de los servicios de Urgencias y Ginecología. 

“Me parece una idea perfecta porque la dismenorrea está catalogada como enfermedad y tiene su código en el CIE-9 y CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades), que es lo que usamos para la ratificación de los diagnósticos, y como tal enfermedad si una paciente necesita una baja médica habría que dársela”, asegura María del Rosario Blasco Martínez, coordinadora del Grupo de Trabajo Atención a la Mujer de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Para la facultativa, la medida está totalmente justificada, ya que la dismenorrea conlleva una serie de síntomas que son “muy incapacitantes”. “Es una situación real que se está dando, hay muchas mujeres que no pueden defender su puesto de trabajo porque les baja la regla. Además del dolor localizado, que es muy intenso, esto conlleva náuseas, vómitos, lumbalgias o dolores de cabeza. No solo es dolor en la zona del útero, para esto se puede tomar unas pastillas más o menos fuertes que lo paren, pero hay una serie de síntomas generales del cuerpo que muchas veces ni te permite conducir para acudir al trabajo”, asegura Blasco Martínez.

En el mismo sentido se muestran desde el Foro de Atención Primaria, quienes están preparando un documento para entregar al Instituto Nacional de la Seguridad Social donde incluirán su respaldo a estas bajas. “Me parece bien porque hay mujeres que sufren mucho durante dos o tres días”, resalta Hermenegildo Marcos Carreras, médico rural y vocal de la OMC en el Foro de Atención Primaria.

Una baja por grados de afectación


Por su parte, desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) se muestran partidarios de la medida siempre y cuando no sea de forma generalista. "Dar una baja por dismenorrea depende mucho de la situación del paciente y si tiene unas repercusiones o no y esto ya se aplica. Si es importante y genera problemas serios de sangrados, en muchas ocasiones se da la baja laboral. Pero dar una baja general a todos los casos de dismenorrea no deja de ser una utopía de personas que no dan bajas", reivindica Francisco José Sáez, responsable del grupo de gestión de la SEMG. 

El facultativo critica el "criterio generalizado" de la medida, aunque sí entiende que se debe dar la baja laboral en los casos más graves: "Unas personas que tienen una dismenorrea que le afecta a su vida puede ser motivo de una Incapacidad Temporal, pero no en todas las personas genera una incapacidad porque el grado de la dismenorrea es muy variable. Hay mujeres que tienen dolor y otras dolor y sangrado". 

Las bajas por dismenorrea, ¿una sobrecarga extra para Primaria?


Desde el Foro de Atención Primaria entienden que esta medida supone un aumento de la burocracia y abogan por encontrar una solución alternativa. “Si son reglas dolorosas todos los meses habría que buscar una fórmula para no sobrecargar más Primaria”, detalla Marcos Carreras, quien apunta a la propuesta del Foro de Atención Primaria de una autobaja por parte de la paciente o que la prescriban los facultativos de Urgencias y Ginecología. 

“Hay países donde el trabajador hace una especie de declaración jurada para obtener la baja. Esto podría valer para este tipo de bajas. Hay que tener en cuenta que la lista de espera actual de dos-cuatro días coincide con el tiempo de los síntomas. Entonces, cuando la paciente acuda a la cita ya se le habría pasado”, detalla el médico rural, quien también alude a una mayor implicación del servicio de Urgencias y Ginecología: “La baja la tiene que dar el médico que realiza la consulta y ellos tiene la misma potestad que nosotros para tramitarla”.

En el mismo sentido se muestra José Sáez. "Hay gente que nunca ha dado partes de baja y se piensan que es muy fácil. No se puede dejar todo en manos del médico de Familia. Si los ginecólogos apoyan la medida, que den ellos la baja cuando proceda. En principio, la indicación para una baja laboral se da cuando la patología que tiene la persona le genera una imposibilidad para realizar el trabajo, que es el criterio que marca la ley y no criterios generales". En caso de aprobarse la medida, el facultativo reconoce que habrá una sobrecarga extra y para evitarlo, alude también a la autobaja. "Desde el Foro de Atención Primaria le estamos planteando al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que se elabore un parte de autobaja de entre tres y cinco días. Sería una opción, pero según la reacción del INSS no creo que lo pongan en marcha”. 

Unas opiniones que contrastan con la vertida por la representante de Semergen: “No tiene por qué causar una sobrecarga. Si hemos sacado adelante el covid, que una paciente o dos incluidas en el cupo necesiten una baja no me parece una sobrecarga que no podremos abordar”.

¿Cómo se tramitaría la baja por dismorrea?


La clara diferencia a la hora de tramitar estas bajas, según apuntan los especialistas, radica en si existe un diagnóstico previo o no. “Si la mujer ya tuviera un diagnóstico de dismenorrea y consta en nuestro sistema informático, no hace falta nada más. Sabemos que es algo cíclico y que va a necesitar cada mes”, señala Blasco Martínez, quien ante el retraso de varios días para obtener la cita con el médico de cabecera recuerda la posibilidad de dar bajas con carácter retroactivo.

“En la parte de consultas administrativas tenemos la posibilidad de dar bajas y altas con carácter retroactivo de hasta una semana. Así que mediante este tipo de consultas se podría solventar pese a la demora actual en las citas. Se le mandaría un email y la paciente podría estar incluso ya trabajando cuando le diéramos el alta”, explica la facultativa.

Por el otro lado, en las pacientes que no cuenten con este diagnóstico previo y presenten síntomas de regla dolorosa, algo que no es habitual, sí que se necesitaría la confirmación del diagnóstico mediante el Servicio de Urgencias.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.