18 de agosto de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:40
Especialidades > Medicina de Familia

El consejo de SEMG a los rescatadores: minimice su propio riesgo

La SEMG recomienda seguir la cadena de supervivencia del European Resuscitation Council

El consejo de SEMG a los rescatadores: minimice su propio riesgo
Redacción
Jueves, 20 de julio de 2017, a las 14:40
El Grupo de Trabajo de Urgencias y Emergencias de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha recordado las principales indicaciones a seguir ante una persona que se ahoga, dado que en la primera mitad del año más de 200 individuos fallecieron por este motivo en España.

Así, cita la cadena de supervivencia del ahogamiento del European Resuscitation Council, basada en cinco pasos. El primero es la prevención: constatar que se está seguro tanto en el agua como en los alrededores.

Reconocer el peligro y solicitar ayuda es la segunda etapa. Tras ella viene proporcionar flotación a la persona en peligro; el cuarto paso es sacar del agua a la víctima sólo si es seguro hacerlo. Por último, hay que proporcionar los cuidados necesarios y buscar atención médica.

Marta Martínez del Valle, coordinadora del Grupo, destaca que “es importante que el rescatador minimice su propio riesgo en todo momento”. Si posible, hay que salvar a la persona evitando entrar en el agua pero, si hay que hacerlo, entrar con un dispositivo de flotación e ir con un segundo rescatador.

Ante la posibilidad de que haya una lesión cervical asociada a zambullida en aguas poco profundas o el uso de un tobogán, hay que limitar la flexión y extensión del cuello cuando esté saliendo del agua. Fuera de ella, es necesario colocar a la víctima en posición horizontal y, si respira con normalidad, ponerla en posición lateral de seguridad.

Para la reanimación cardiopulmonar, el European Resuscitation Council establece cinco respiraciones boca a boca de un segundo de duración y suficiente intensidad como para elevar el pecho del paciente. Si éste no presenta signos de vida hay que administrar 30 compresiones torácicas y otras dos ventilaciones. El esquema se repetirá hasta que llegue ayuda sanitaria.