Un 40% de los facultativos presentaba nivel bajo de realización personal, según un estudio de la Camfic

El 69% de los médicos de Familia estaban agotados después de la quinta ola
Médico de Familia.


29 abr 2022. 12.20H
SE LEE EN 3 minutos
El 69 por ciento de los médicos de Familia de Cataluña presentaba niveles altos de agotamiento emocional durante la quinta ola de la pandemia de Covid-19, según un estudio de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic) y el Instituto de Investigación en Atención Primaria (Idiap Jordi Gol).

Así se desprende de una encuesta en línea en la que participaron unos 600 médicos de Familia de Cataluña socios de la Camfic entre junio y julio de 2021, según ha informado la sociedad en una nota de prensa este viernes. Un 43 por ciento de los encuestados presentaba un nivel bajo de realización personal.

Los principales resultados muestran una percepción del 95 por ciento del aumento de la carga de trabajo y de la asunción de nuevas tareas (89 por ciento). También se muestra preocupación por contraer el Covid-19, no solo por el contagio propio (43 por ciento) sino sobre todo por el riesgo de contagio de los familiares (79 por ciento). Además, se han observado factores de resiliencia ya que más del 80 por ciento confía en la propia capacidad profesional para salir de la pandemia y la mayoría (67 por ciento) asume los riesgos inherentes al trabajo, por el compromiso con la profesión.

¿Cúal es el grado de burnout entre los sanitarios?


Los participantes contestaron al cuestionario Maslach Burnout Inventory, que informa sobre tres dimensiones del burnout: agotamiento emocional y físico; despersonalización (sentimientos de negativismo o cinismo hacia el trabajo y los pacientes), y realización personal en el trabajo. En la encuesta un 79,2 por ciento de la muestra son mujeres y la edad media es de 47,1 años. El 94 por ciento trabaja en Atención Primaria, el 98 por ciento en el sector público y el 96 por ciento en tareas asistenciales.

Por otra parte, un 47 por ciento de los encuestados presentaba un nivel alto de despersonalización y un 26,5 por ciento una afectación simultánea de agotamiento, despersonalización y poca realización personal en el trabajo.

Una cuarta parte de los participantes tenía depresión, al menos moderada, mientras que el 11 por ciento presentaba depresión severa o muy severa. Además, más de un tercio sufría ansiedad al menos moderada, situándose en un 14 por ciento en niveles de ansiedad severa o muy severa. El concepto de estrés incluye la hiperactividad, la agitación, la irritabilidad y la impaciencia y los resultados muestran que más del 40 por ciento presenta niveles de estrés clínicamente significativos.

Para los autores del trabajo "se percibe un cambio en las condiciones de trabajo con mayor carga de actividad, nuevas tareas o preocupación por el riesgo de contagio, pero a la vez existen factores de resiliencia como el profesionalismo o la confianza en las propias capacidades". Los investigadores apuntan que "los resultados deben alertarnos porque, aunque el burnout siempre ha estado presente en las profesiones sanitarias, en el contexto de la pandemia se han observado prevalencias nunca vistas antes".

La Camfic ha propuesto monitorizar el estado psicológico de los médicos de Familia, facilitar el acceso a ayuda psicológica, fomentar la resiliencia con estrategias focalizadas en el autocuidado y cambios en la organización y el entorno laboral, entre otros. Los resultados del estudio se han presentado en el marco del XXVIII Congreso de la Camfic que se está celebrando en Girona.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.