23 de agosto de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Especialidades > Medicina de Familia

"La profesión debe estar unida para luchar contra la precariedad"

El presidente de SEMG, Antonio Fernández-Pro, hace balance tras el XXIV Congreso de la asociación

Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG.
"La profesión debe estar unida para luchar contra la precariedad"
Jesús Arroyo
Miguel Fernández de Vega
Domingo, 21 de mayo de 2017, a las 18:00
La etapa de Antonio Fernández-Pro al frente de la SEMG está siendo una travesía de lo más cómoda. Culpa de ello es el esfuerzo que viene realizando desde que tomó posesión, allá por 2015, de aunar a toda la profesión bajo una misma voz a la hora de exigir el fin de la precariedad en el área de Atención Primaria. Los propios miembros de la sociedad reconocían por los pasillos del Kursaal de San Sebastián, sede del XXIV Congreso de Medicina de Familia, el buen hacer de su presidente. Tal es así, que en la Asamblea de la SEMG, donde se repasaron las cuentas y se hizo balance del año, no se espetó ningún pero a la gestión de Fernández-Pro, algo que no ha sucedido en los últimos 20 años.

¿En qué momento se encuentra la sociedad que usted preside?

Estamos en un buen momento como sociedad. Lo recordaba en el discurso inaugural del pasado jueves, la coherencia que hemos dado en el mensaje desde un principio es nuestro principal bagaje. Es decir, hemos logrado poner el orgullo de la profesión por delante de otras muchas cosas. Y eso ha sido lo que nos ha traído hasta aquí. Nuestro lema: Orgullosos de estar a la cabecera. Orgullosos de ser lo que somos y de hacer lo que hacemos. Así, tener siempre un mensaje claro y rotundo de defensa de la profesión. A parte, evidentemente, la formación ha sido un valor añadido de esta sociedad que nos coloca en el momento en el que estamos.

¿Se considera por tanto que la SEMG se ha convertido en el referente para el médico de familia?

Si no en el referente, al menos en uno de ellos. Hoy, hablar de la Atención primaria o de la medicina de familia, sin tener en cuenta lo que piensa, lo que siente o lo que aporta la SEMG sería atrevido. El poder especifico que estamos aportando en todos los ámbitos es fundamental. El peso que va dejando esta sociedad en cada comunidad autónoma es un buen billete de presentación como para que se tenga tremendamente en cuenta que es lo que piensa y siente la SEMG.

Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG.

¿Qué parte de culpa se atribuye hacia este éxito?

A mí no me gusta individualizar. Aquí estamos gracias al trabajo de cada miembro de la sociedad. Empezando por las sociedades autonómicas y los equipos que las conforman y terminando en los grupos de trabajo y su gente. Si me preguntas en concreto por algún mérito especifico gracias a mi puedo decir que es el de echarse a un lado, para que el que lo hace bien lo siga haciendo. Soy un hombre de equipo y de perfiles. Siempre me he rodeado de profesionales extraordinarios. También hay que recalcar la continuidad que ha tenido la SEMG desde que el Doctor Burgo empezó hasta hoy.  Simplemente hemos seguido una línea continua y recta. Gracias a esto vamos en ascenso y cada día vamos creciendo, y ese es el objetivo.

¿Cuál es el estado de salud de la relación entre las otras dos sociedades de Atención Primaria?

Yo diría que buena. Hemos hablado en reiteradas ocasiones de la unidad de acción. Eso está claro que lo vamos a seguir manteniendo con las dificultades y con las idiosincrasias que cada una de las sociedades tenemos y que al final no es nada más que la foto de lo que es este país. Somos más de 30.000 profesionales que trabajamos en Atención Primaria y cada uno tiene una sensibilidad diferente. Pero si es cierto que a la hora de ponerle voz a las reivindicaciones de la Atención Primaria estamos todos a una y funcionamos como una sola sociedad.

Es decir, ¿se podría hablar de una unión de cara al futuro o es demasiado prematuro pensar así?

Sería muy prematuro, pero no digo que no fuera deseado. Pensamos que al final de todo tendremos que romper esas diferencias que nos separan y tendremos que ir uniéndonos. No sé cuándo, ni cómo, ni de qué manera. Pero los mimbres de esa unión si son de nuestra responsabilidad. En este congreso he tenido una premisa: unirlos a todos. No solamente invitando a los presientes de las sociedades hermanas sino que también atraje a los presidentes de otras sociedades y de colegios de médicos. La profesión debe estar unidad cuando se lanza el mensaje de no más precariedad. Tenemos que estar unidad cuando se dice; Atención Primaria sí, pero con presupuesto.

¿Cuál ha sido el principal éxito que ha tenido este XXIV Congreso de la SEMG?

Hemos aprendido a lo largo de los años que lo que hagamos tenga que ser útil para el profesional. Los temas los hacemos por médicos de familias para la medicina de familia. Intentamos la aplicabilidad en la consulta al día siguiente. Y eso es un éxito rotundo. Solo hay que ver las salas y los pasillos a rebosar de médicos. Al final, saber dejar esa formación tutorizada por el especialista de segundo nivel, aunque estén presentes en nuestro congreso, y encauzarlo todo por la clínica asistencial del día a día de la Atención Primaria es el éxito de nuestras actividades.

Otra de las mesas que más expectación ha creado ha sido la de DP SEMG, ¿Qué objetivos ha cumplido esta propuesta?
Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG, en un momento de la entrevista.

Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG, en un momento de la entrevista. 

La propuesta es muy simple, muy clara y muy rotunda. Lo digo a boca llena y lo repetiré a lo largo de los próximos meses durante muchas veces y es solucionarle un problema que van a tener nuestros profesionales. Es decir, con el cambio de paradigma de desarrollo profesional que va a haber en el país cuando se normalice las directivas europeas para la reacreditación-revalidación profesional hará falta una herramienta para analizar en qué momento estamos. Y en qué momento de esa reacreditación debo de empezar a formarme en determinadas materia. Y eso es lo que hemos intentado explicar. Sé que se requiere muchísima docencia por muchos motivos: El médico no lo puede ver como una amenaza, sino como una oportunidad de avance; no puede ser nada agresivo con lo cual no estamos hablando de ningún examen. Únicamente se quiere ordenar el desarrollo profesional que hace el médico, para que así tenga una herramienta para que lo pueda analizar y poner en evidencia. De este modo, ver cuáles son sus deficiencias y eso se hace simplemente maqueando el mapa competencial. Para eso no hace falta hacer ninguna prueba objetiva. No hace falta hacer ningún examen. En definitiva, lo que hemos intentado es solucionar lo que seguramente será un problema en pocos meses.

¿Qué nota le da al XXIV Congreso de la SEMG tras tres días de intensa actividad?

Este congreso ha sido muy solvente. Hemos consolidado una etapa de crecimiento y fidelizado de manera rotunda con los profesionales que acuden a nuestros eventos. El XXIV Congreso de la SEMG sigue siendo el más importante para nosotros como sociedad, al servir como escaparate para mostrarnos. Además, las actividades de estos días son la suma de tantos eventos que hacemos a lo largo del año. De este modo, conseguimos extraer de todos los grupos de trabajo y los profesionales que interactúan entre nosotros a lo largo del año, lo mejor de cada evento, tanto de investigación como de formación, para ofertarlo. Bien sean en actualización o en una evidencia. Al final de lo que se trata es de que seamos útiles para los médicos y que sigan tejiendo su futuro con nosotros.