La compañía estadounidense Diligent lleva su modelo Moxi al mercado nacional con sus primeros 15 dispositivos

Un robot casi humanoide libera hasta el 30% de las tareas de un enfermero
Imagen del robot Moxi. Fuente: Diligent


21 abr 2022. 19.00H
SE LEE EN 3 minutos
La sobrecarga de trabajo a la que se han sometido los enfermeros durante la pandemia de Covid-19 ha ahondado en la oportunidad de buscar fórmulas que les ayuden a liberar una parte de su trabajo. Un nicho de mercado que algunas empresas tecnológicas ya se han aventurado a cubrir con la promoción de los primeros robots hospitalarios, que son capaces de ejecutar algunas de las tareas sin valor añadido de los profesionales sanitarios en los hospitales.

Diligent, una compañía estadounidense especializada en inteligencia artificial, ha logrado introducir ya su modelo Moxi en algunos hospitales de su país de origen como el Mary Washington de Fredericksburg, en el estado de Virginia. En total, tienen 15 dispositivos repartidos ya por todo el país, aunque manejan una previsión de colocar otros 60 más antes de que finalice el año.

La compañía fundada en 2017 por Andrea Tomaz y Viviana Chu se ha especializado en esta nueva tecnología que está dirigida a reducir las tareas rutinarias de los profesionales de la salud con el objetivo de que focalicen su tiempo en la atención al paciente. Según sus estimaciones Moxi puede liberar hasta un 30 por ciento del tiempo del personal.

Entre las principales funciones de este robot se encuentra la entrega de medicamentos para los pacientes, el transporte de muestras a los laboratorios, la obtención de artículos de suministro en los hospitales o la distribución de material sanitario como los equipos de protección individual que se han convertido en un elemento imprescindible durante la crisis sanitaria de la Covid-19.

Moxi cuenta con un brazo robótico


El dispositivo está equipado con un brazo robótico que le permite realizar todas estas funciones, una cara que cambia sus expresiones, un equipo de sensores para aportar seguridad a sus trayectos y un cajón de seguridad en el que poder transportar cualquier tipo de herramientas o productos sanitarios de una forma adecuada.

Sus desarrolladores lo han ideado con el objetivo de que pueda interactuar en los entornos “ajetreados de los hospitales”. De esta forma, su sistema de inteligencia social es capaz de abrir ascensores y puertas por sí mismo, evitar obstáculos como personas u objetos e incluso posar en una fotografía selfie. El sistema de inteligencia artificial permite además que Moxi vaya aprendiendo de su observación de los seres humanos. En un plazo de 12 semanas, ya habrá completado su automatización para dar soporte inmediato al personal de primera línea.

“No todos los días un robot con ojos de corazón se cruza en tu camino en un hospital, pero los robots pronto serán el estándar de la industria”, han vaticinado desde Diligent.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.