17 dic 2018 | Actualizado: 08:00

Solo un centro ortopédico ayudará a lanzar el primer exoesqueleto infantil

CSIC ha seleccionado al Centro Ortopédico de Valencia para adaptar este dispositivo a las necesidades del paciente

La previsión es que el exoesqueleto estará disponible en los próximos años.
Solo un centro ortopédico ayudará a lanzar el primer exoesqueleto infantil
jue 15 diciembre 2016. 13.10H
Redacción
El proyecto de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha seleccionado a Centro Ortopédico Valencia para adaptar el primer exoesqueleto del mundo que permitirá caminar a niños con atrofia muscular espinal. Una enfermedad hereditaria y degenerativa que en España afecta a uno de cada 10.000 bebés y les dificulta gatear, andar, hacer tareas sencillas como peinarse e incluso respirar.

Esta ortopedia valenciana se convierte así en la única de toda España que participa en esta pionera iniciativa con reconocimiento internacional liderada por el CSIC y su empresa de base tecnológica Marsi Bionics, que, en la actualidad se encuentra en fase preclínica con doce niños en los hospitales Ramón y Cajal de Madrid y Sant Joan de Déu de Barcelona.

El exoesqueleto es un robot de 12 kilos que se acopla a las piernas y al tronco del niño y le ayuda a levantarse y caminar por medio de unos motores que imitan el funcionamiento del músculo humano. En su desarrollo participaban, hasta la fecha, un equipo multidisciplinar integrado por fisioterapeutas, médicos e ingenieros, al que se ha incorporado este año como especialista ortoprotésico, David Torrijos, gerente y director técnico de Centro Ortopédico Valencia. 

“Cuando comenzaron las pruebas preclínicas se observó que los parámetros del dispositivo no se adaptaban a la estructura del niño y que requerían del conocimiento de un ortoprotésico. Y ese es nuestro reto, lograr la unión ortoprotésica entre el aparato y el paciente para que sea más efectivo” indica Torrijos. Asimismo, se ocupa de personalizar el dispositivo a la sintomatología de cada paciente y adaptarlo a los cambios morfológicos ya que “el niño crece y el exoesqueleto debe ir creciendo con él”.

Composición del exoesqueleto

La tecnología ortoprotésica valenciana que incorpora este esqueleto artificial consiste en unos soportes fabricados ad hoc en polipropileno y aluminio de alta precisión que actúen como engranaje perfecto. Conforme vayan avanzando las pruebas y las investigaciones, estos materiales se irán sustituyendo por otros como la fibra de carbono y el titanio para aligerar el peso del exoesqueleto.

Asimismo, requiere de numerosas horas de ensayos e investigación para conseguir el efecto terapéutico deseado sobre el paciente. Al respecto, el gerente de Centro Ortopédico Valencia se desplaza tanto al hospital Sant Joan de Déu de Barcelona como al Ramón y Cajal de Madrid para realizar las pruebas in situ con los niños.

La previsión es que el exoesqueleto estará disponible en los próximos años y los pequeños podrán usarlo en su vida cotidiana en concepto de alquiler o como terapia de entrenamiento muscular en los centros de rehabilitación hospitalarios.

Su objetivo, evitar los efectos colaterales asociados a la pérdida de movilidad derivada de la atrofia muscular espinal; paliar la degeneración fisiológica -al impedir la atrofia por desuso de las extremidades y el sufrimiento de la columna-, y psicológica de los niños, aumentando su calidad de vida y ofreciéndoles una mayor esperanza de vida.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.