Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Conocimiento > Ingeniería

Sanidad, uno de los sectores 'amenazados' por la Inteligencia Artificial

Sus mayores aplicaciones se encuentran en materia de prevención y detección

La IA tiene cada vez más presencia en los tratamientos médicos.
Sanidad, uno de los sectores 'amenazados' por la Inteligencia Artificial
Redacción
Miércoles, 02 de mayo de 2018, a las 13:00
La Inteligencia Artificial (AI) está cada vez más presente en nuestro día a día. El ritmo de evolución de la tecnología es gigantesco y sus aplicaciones son infinitas, tanto que pueden ‘amenazar’ o cambiar por completo la Medicina tradicional tal y como la conocemos. Ahora, tras años y años de estudio e investigación, los últimos avances en AI están comenzando a ser aplicados en materia sanitaria.

El telediagnóstico es una de las grandes aplicaciones de la AI en Sanidad. En estos momentos es posible que un médico realice una consulta a un paciente que no puede salir de casa o que no puede acudir a la consulta. Esto permite que el facultativo evalúe al paciente y pueda determinar qué tratamiento debe seguir el enfermo sin que tenga que visitarlo en persona.

Cabe destacar que la AI ha hecho muchos avances en cuanto al reconocimiento de imagen  que utiliza las redes neuronales para detectar todo tipo de enfermedades, aunque las que tienen que ver con la piel son las que mejor pueden diagnosticarse. Sin embargo, en el futuro se prevé que esta tecnología pueda reconocer nuevos tipos de enfermedades. En el mismo sentido, la Inteligencia Artificial está mejorando la calidad de los sistemas de radiodiagnóstico.

Referente en prevención

En cuanto al diagnóstico del cáncer, la Inteligencia Artificial está desarrollando todas sus armas para mejorar la detección de tumores. Los nuevos sistemas de radiodiagnóstico están consiguiendo encontrar con una mayor rapidez y precisión los procesos cancerígenos, por pequeños que sean.

Además, materia preventiva, la Inteligencia Artificial está poniendo toda la leña en el asador. Las compañías están desarrollando dispositivos capaces de determinar la arritmia cardíaca con un 97 por ciento de exactitud, adelantándose a cualquier diagnóstico –precoz- convencional. Del mismo modo, se están creando wearables que miden el ejercicio, las pulsaciones o las calorías consumidas, creando patrones que determinen el estado de salud general de su portador.