24 de junio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Conocimiento > Ingeniería

Diez ingenieros, al frente del nuevo Hospital Quirónsalud Alcalá de Henares

El centro hospitalario dispondrá de 106 camas y cuatro quirófanos con una inversión de casi 30 millones de euros

Francisco Ortega, CEO de Enero Arquitectura.
Diez ingenieros, al frente del nuevo Hospital Quirónsalud Alcalá de Henares
Miércoles, 23 de mayo de 2018, a las 17:30
Un equipo compuesto por diez ingenieros hospitalarios está al frente de la construcción del nuevo hospital que el Grupo Quirónsalud tiene previsto hacer en Alcalá de Henares (Madrid), una novedosa y vanguardista edificación que aumentará su tamaño progresivamente a través de fases y para la que se va a destinar casi 30 millones de euros.

En concreto, el nuevo centro sanitario ha contado con un equipo de cálculo de estructuras formado por tres ingenieros de caminos, canales y puertos con delineantes de apoyo; un equipo de cálculo e instalaciones compuesto por dos ingenieros industriales y dos ingenieros técnicos industriales; y, además, cinco arquitectos más que se han encargado del diseño, concepto y coordinación del todo el conjunto, según explica en una entrevista concedida a Redacción Médica Francisco Ortega, CEO de Enero Arquitectura, el estudio de arquitectura que construye nuestro nuevo hospital de Alcalá de Henares.

Un tipo de edificación peculiar

Tal y como publicó este medio, el nuevo entro se basará en módulos independientes, resueltos a partir de un sistema de circulaciones centrales muy comprimidos, que consigue reducir los tiempos de edificación. Esto permitirá contar con un hospital de alta accesibilidad, con urgencias disponibles las 24 horas del día, los 365 días al año, y dotado tecnológicamente para cubrir las necesidades asistenciales de la población de influencia.

“Este centro sanitario no tiene nada que ver con un edificio estándar al uso, tipo edificación residencial o semejante”, asegura. “La implantación de un centro sanitario con dotación completa, como el que estamos construyendo, exige un estudio de programa muy concienzudo, como implantar usos diferentes entre sí (hospitalización, cafetería, quirófanos, consultas…)”. Esto hace que los volúmenes, así como las circulaciones y flujos encierren una “gran complejidad” en su desarrollo para un correcto funcionamiento, muy superior a casi cualquier otro tipo arquitectónico.

Recreación digital del aspecto que tendrá el nuevo Hospital Quirónsalud en Alcalá de Henares. 


Además de esto, explica el experto, la estructura de este tipo de edificios –su esqueleto– debe estar sometido a unos esfuerzos muy altos, lo que hace que estén mucho más exigidos de lo normal en este aspecto. Asimismo, con las instalaciones pasa algo similar, no solo porque una infraestructura sanitaria maneja tipos de instalaciones casi exclusivos de la misma, sino porque las normativas para este tipo de programa son muy exigentes a nivel de condiciones de higiene, aislamiento, materiales, etc.

Un hospital a fases, gran reto para la Ingeniería

El faseado implícito en el diseño del hospital madrileño ha sido el gran reto a resolver por este equipo de ingenieros, tal y como explica el experto. “Este edificio está pensado para crecer en función de las necesidades sin que ello suponga un gran perjuicio para el funcionamiento normal del centro, lo que nos ha llevado a ser muy cuidadosos en la ubicación de los usos, en el diseño de la propuesta y en el cálculo de los aspectos técnicos de la misma”.

A través de este enfoque novedoso y vanguardista se ofrecen dos ventajas con respecto a las edificaciones antiguas. El primero, la implementación conceptual de la construcción por fases y, el segundo, el acto impacto de la luz natural en prácticamente todas las estancias, creando una atmósfera de confort que mejora sustancialmente el grado de recuperación de los pacientes, asegura Ortega.

Además de esto, el nuevo centro sanitario de Alcalá de Henares apuesta por la sostenibilidad con el medioambiente a través de: aislamiento térmico, higrométrico y acústico; construcción con materiales de baja huella ecológica; y generación de energía propia (con placas solares, fotovoltáicas…) 

En términos generales, el nuevo hospital dispondrá de 106 camas, cuatro quirófanos, dos salas de parto, una de hemodinámica, dos salas de endoscopias y más de 40 locales de consulta. En una fase posterior, además del crecimiento de los citados servicios, se prevé la implantación de una unidad obstétrico-ginecológica, unidad de neonatos y endoscopias y gabinetes.