Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Empresas > Industria

Piden incluir el factor de género en estrategias de abordaje terapéutico

Expertos ponen de ejemplo a la EPOC en un acto organizado por la Fundación AstraZeneca y Fuinsa

Un momento del encuentro 'Salud y Mujer'.
Piden incluir el factor de género en estrategias de abordaje terapéutico
Redacción
Martes, 24 de abril de 2018, a las 18:40
La Fundación AstraZeneca y la Fundación para la Investigación de la Salud (Fuinsa) han organizado ‘Salud y Mujer. Necesidad y desafíos de un enfoque de género’, una jornada que ha congregado a más de 150 profesionales relacionados con la salud y en la que se ha reclamado la necesidad de incorporar la perspectiva de género en las estrategias de abordaje terapéutico de las enfermedades. Los expertos también han instado a mejorar el sistema sanitario poniendo al paciente en el centro. 

Durante la celebración de la jornada, médicos de distintas especialidades, escuelas de pacientes y autoridades nacionales y regionales han coincidido en que la incorporación de la perspectiva de género debería convertirse en una práctica generalizada en todos los programas y sistemas sanitarios.

Además, este factor tendría que estar presente no solo a la hora de plantear los diagnósticos, sino también en la determinación del cuadro clínico, la prevalencia y la prevención de enfermedades.

Tener en cuenta la diversidad social, biológica y cultural

Patricia Sobradillo, delegada nacional de Global Initiative for Chronic Obstructive Lung, ha explicado que “el sistema sanitario debe partir de la base de que las enfermedades no son iguales en hombres y en mujeres” y ha recomendado tener en cuenta la diversidad social, biológica y cultural. Este sería, según la experta, el primer paso para crear planes de prevención y diagnóstico más eficaces, equitativos y personalizados.


"El sistema sanitario debe partir de la base de que las enfermedades no son iguales ambos sexos"


En este sentido, Tamara Alonso Pérez, médico adjunto del Servicio de Neumología Hospital Universitario de la Princesa, ha señalado que “la OMS, en su política interna de género, afirma que se debe procurar en toda investigación, política, programa, proyecto e iniciativa, tener en cuenta los aspectos de género. Con ello aumentará la cobertura, la eficacia, la eficiencia y, en último término, el efecto de las intervenciones de salud tanto para las mujeres como para los hombres”.

Por su parte, Joan B. Soriano, profesor del Instituto de Investigación del Hospital La Princesa, ha recordado que “las campañas destinadas a prevenir el desarrollo de la enfermedad actuando sobre los factores de riesgo y destinadas a reducir el infradiagnóstico resulta eficiente en términos económicos”.

La EPOC, punto de partida

Uno de los ejemplos más claros en el que incluir el factor género es una necesidad es en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Tal y como ha afirmado Sobradillo, “la EPOC se ha asociado clásicamente con el género masculino. Sin embargo, existen países en los que ya hay más mujeres con EPOC que hombres. Ahora sabemos que se manifiesta de manera diferente en las mujeres y por ello debemos abordarla y tratarla de manera diferente”.

En España el infradiagnóstico de las mujeres asciende al 86% frente al 68% de los casos en hombres. Además, según el estudio 'Episcan', se estima que en nuestro país entre las que tienen 40 y 80 años existirían 628.102 mujeres con EPOC de las cuales 540.168 aún estarían sin diagnosticar.

Ante esta realidad, Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de la Princesa, ha señalado que “la EPOC está desproporcionadamente infradiagnosticada e infratratada en mujeres por lo que debemos mejorar su abordaje integral”.

A este respecto, Soriano ha explicado que dicho abordaje no integral no siempre se ha llevado a cabo, mientras que Alonso ha incidido en que “establecer herramientas que mejoren la sospecha diagnóstica en mujeres es prioritario. Por otra parte, es sabido que las mujeres son más susceptibles a los efectos nocivos del tabaco y en ocasiones presentan más síntomas que los varones para igual grado de obstrucción pulmonar, por lo que las estrategias de prevención de consumo tabáquico y las campañas de deshabituación deberían ser una prioridad, con especial hincapié en este género”.