Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:50
Empresas > Industria

Pacientes, clínicos y Administración, juntos para enseñar a vivir con EM

Merck organiza un encuentro para abordar informar y formar sobre la esclerosis múltiple

Los participantes en la jornada organizada por Merck.
Pacientes, clínicos y Administración, juntos para enseñar a vivir con EM
Redacción
Miércoles, 31 de mayo de 2017, a las 16:00
La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que afecta a 47.000 personas en España, 700.000 en Europa, y 2.500.000 en todo el mundo. Aunque las causas son desconocidas, se trata de un proceso autoinmune, inflamatorio y neurodegenerativo causado posiblemente por dos factores: una base de predisposición genética y diversos factores ambientales.
 
Pese a su prevalencia, la enfermedad sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de la sociedad. Por este motivo Merck celebró el, 31 de mayo, Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, el II Encuentro Con la Esclerosis Múltiple, con la colaboración de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y la Asociación Española de Esclerosis Múltiple, Esclerosis Múltiple España, Fundación Esclerosis Múltiple Madrid y Federación de Asociaciones de Esclerosis Múltiple de Madrid. La Plaza de Isabel II (Ópera), en Madrid, se ha convertido en un centro informativo y formativo en el que se ha enseñado a la población los desafíos del día a día a los que se enfrentan pacientes y cuidadores. 
 
Durante la inauguración, Ana Polanco, directora de Corporate Affairs de Merck, ha estado acompañada de Fernando Prados, director general de Coordinación de Atención al Ciudadano y Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid; Óscar Fernández, presidente de la SEN; Asier de la Iglesia, jugador de baloncesto y afectado de EM, e Isabel Sánchez Magro, directora médico de Merck.
 
La EM suele diagnosticarse, en el 70 por ciento de los casos, a personas jóvenes de entre 20 y 40 años, y afecta a 3 mujeres por cada hombre. En este sentido, la doctora Celia Oreja-Guevara, jefa de Sección de Neurología y responsable de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, revela que el paciente típico es una mujer que tiene 30 años, trabaja y tiene previsto formar una familia. “En los registros de países nórdicos, donde se hace un seguimiento controlado de todos los pacientes, se observa un claro aumento de casos en mujeres. Sin embargo, el porcentaje en varones se ha mantenido igual en estos últimos 30 años”. Respecto al incremento en las mujeres, reconoce que el porqué no es bien conocido, pero “se especula con varios factores relacionados con la incorporación de la mujer al mundo laboral; entre ellos, la toma de anticonceptivos, el consumo de tabaco y la falta de vitamina D”.
 
El papel del cuidador
 
Estos síntomas tienen un alto impacto en la vida de los pacientes, ya que dificultan la realización de acciones diarias cotidianas y actividades sociales. El enfermo de esclerosis múltiple puede sufrir una gran discapacidad y necesitar ayuda en diferentes grados; por ello, la figura del cuidador es fundamental.
 
En esta línea, y con el objetivo de identificar las necesidades no cubiertas y el impacto social que la esclerosis múltiple supone también en los cuidadores, Merck ha puesto en marcha una encuesta en colaboración con la Alianza Internacional de Organizaciones de Cuidadores (IACO). Los resultados preliminares indican que la mayoría de los cuidadores tienen entre 18 y 34 años, edad similar a la de los propios afectados, por lo que estos también se enfrentan a un gran desafío en una etapa vital clave en la que comienzan sus estudios o acaban de construir una familia. Los problemas más frecuentemente identificados entre los cuidadores incluyen ansiedad, insomnio, depresión y dolor, junto a las preocupaciones derivadas de los temas económicos que rodean a la enfermedad.