Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:25
Empresas > Industria

Multa por lo "criminal" a Baxter por fabricar inyectables en salas con moho

El Departamento de Justicia de Estados Unidos sanciona a esta compañía con casi 17 millones de euros

José Almeida, CEO de Baxter.
Multa por lo "criminal" a Baxter por fabricar inyectables en salas con moho
Redacción
Martes, 17 de enero de 2017, a las 17:20
El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha comenzado fuerte 2017, al menos en el caso del sector del medicamento. Después de la sanción a Shire por sobornos a médicos, en un comunicado, ha anunciado una multa a Baxter de más de 18 millones de dólares (casi 17 millones de euros) por su "responsabilidad civil y criminal" en un caso de malas prácticas de producción en territorio estadounidense, concretamente por contaminación con moho.
 
Los hechos sucedieron entre julio de 2011 y noviembre de 2012, cuando Baxter introdujo en el comercio interestatal una partida de fármacos que se produjeron sin seguir las buenas prácticas de fabricación de productos estériles(diseñadas por la FDA).
 
Estos fármacos se produjeron en North Cove, en Carolina del Norte. Allí Baxter fabricó un gran volumen de soluciones estériles intravenosas  en unas instalaciones que, para asegurar su aislamiento, contaban con filtros de alta eficiencia de absorción de partículas (HEPA, por sus siglas en inglés), con los que se filtraba el aire que entraba en ellas.
 
Sin embargo, según se pudo saber por una denuncia de un empleado de Baxter, durante el periodo citado se encontró moho en dichos filtros. Aun así, la farmacéutica no interrumpió la producción, que se mantuvo durante meses.
 
Esta acusación se ratificó con una inspección por sorpresa de la FDA a la planta, que reveló la existencia de varias especies de moho en los filtros, aunque no se halló evidencia de que acabaran teniendo algún impacto en los medicamentos fabricados.
 
La sanción y la cantidad a abonar se han acordado con el fin de que se archive el caso. "A pesar de la notificación por parte de un empleado de posibles problemas de contaminación, Baxter dedicó pobres esfuerzos a mantener estándares de seguridad suficientes para sus productos", dijo la abogada Jill Westmoreland Rose, del Distrito Occidental de Carolina del Norte .