Los países europeos responden de manera diferente ante el cáncer de pulmón

The Economist Intelligence Unit ha presentado los primeros resultados de un estudio en un foro organizado por MSD

Un momento del Foro Europeo del Cáncer en Bruselas.
Los países europeos responden de manera diferente ante el cáncer de pulmón
vie 21 diciembre 2018. 10.45H
La Organización Mundial de la Salud estima que 387.913 europeos morirán de cáncer de pulmón en 2018.  Los resultados preliminares de un nuevo estudio realizado por The Economist Intelligence Unit, comparando 13 países, han mostrado que los gobiernos europeos están respondiendo de manera muy diferente a la enfermedad.

Así, los países con mejores resultados parecen contar con políticas de prevención efectivas en vigor y priorizar oportunamente el acceso a tratamientos nuevos e innovadores.

La investigación inicial del estudio, que se ejecutará a principios de 2019 con los estudios en profundidad de los países y talleres, fue presentada por The Economist Intelligence Unit durante el Foro Europeo del Cáncer en Bruselas, organizado por MSD.

Siete hallazgos clave


Hasta ahora, el estudio ha apuntado a siete hallazgos clave de los 13 países. Así, durante los últimos 15 años, el número de nuevos casos de cáncer de pulmón ha alcanzado las cotas más altas en Países Bajos y las más bajas en Suecia. El número de muertes debidas al cáncer de pulmón fue más alto en Polonia, Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Grecia, pero estas cifras han disminuido durante los últimos 15 años. Finlandia ha hecho progresos importantes y ahora tiene la tasa de mortalidad más baja. El resto de países han hecho pocos o ningún progreso.

El cáncer de pulmón es una prioridad estratégica en países que cuentan con planes de control de esta enfermedad



Se ha observado un aumento medio en el porcentaje de pacientes que todavía siguen vivos 5 años después del diagnóstico, desde el 12 por ciento hasta solo el 17 por ciento a lo largo de 15 años. El promedio de la tasa de supervivencia para todos los cánceres combinados fue de 50 a 60 por ciento. Austria, Suecia y Noruega tuvieron las tasas más altas de supervivencia para el cáncer de pulmón, y las más bajas se dieron en Rumanía, Finlandia y el Reino Unido.

El cáncer de pulmón es una prioridad estratégica en los países que cuentan con guías y planes de control del cáncer (de pulmón): Suecia y Francia puntuaron mejor en este parámetro, mientras que Finlandia todavía tiene que ponerse al día.

Dado que el tabaco es el principal factor de riesgo para el cáncer de pulmón, los programas de salud pública relacionados con el control del tabaco y dejar de fumar, incluida la regulación de los cigarrillos electrónicos, son importantes. El estudio mostró que Finlandia y Noruega son líderes en esta área, mientras que Rumanía está en los últimos puestos.

En términos de tratamiento, el estudio recogió si los pacientes están recibiendo tratamiento, si se dispone de pruebas tumorales y si éstas son reembolsadas, y si los medicamentos nuevos e innovadores son reembolsados. De los cuatro biomarcadores más comúnmente  utilizados para el cáncer de pulmón, las pruebas para los cuatro solo se reembolsan en una minoría de países.

Solo Suecia y Polonia tienen un plan específico para el cáncer de pulmón dentro del Plan Nacional de Control del Cáncer (NCCP) y solo cuatro países (Austria, Francia, Rumanía y Grecia) han actualizado su NCCP en los últimos cinco años.

Solo la mitad de los países (Bélgica, Francia, Alemania, Países Bajos, Polonia, España y Reino Unido) han empezado o están involucrados en un estudio para investigar cómo se podría introducir la detección precoz (cribado).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.