Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Empresas > Industria

La esteatohepatitis no alcohólica ya afecta al 5% de la población española

Esta es una de las advertencias en el encuentro científico que se ha celebrado con el patrocinio de Gilead

Juan Turnes.
La esteatohepatitis no alcohólica ya afecta al 5% de la población española
Redacción
Martes, 07 de febrero de 2017, a las 10:00
Sevilla ha sido la ciudad escogida para la celebración de la Jornada MAPA: ’Manejo práctico de los AADS’, patrocinada por Gilead y en la cual se dieron cita expertos en el campo de las enfermedades hepáticas, quienes debatieron acerca de porqué tratar la hepatitis C en estadíos tempranos de la enfermedad como son las personas con grado de fibrosis F0-F1, de la importancia de los beneficios más allá de la respuesta viral sostenida y, finalmente, qué medidas se requieren trabajar para avanzar hacia la eliminación de la hepatitis C.
 
Es importante tratar la hepatitis C a fin de limitar la progresión de la enfermedad hepática y evitar la propagación de la infección a otras personas. Con los fármacos disponibles actualmente se están obteniendo tasas de curación superiores al 96 por ciento, con pautas cortas de tratamiento que puede ser de hasta ocho semanas.
 
Según la evidencia científica disponible, resulta fundamental tratar a todos los pacientes infectados, independientemente del grado de lesión hepática que tengan, ya que “es la única forma que tenemos para llegar a eliminar el virus”.
 
Juan Manuel Pascasio, médico especialista de Digestivo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, señaló que los principales retos a los que se enfrentan los profesionales dedicados a las enfermedades hepáticas son “abrir las posibilidades de tratamiento a todos los pacientes infectados por el VHC e iniciar campañas sistemáticas de detección de la infección por VHC en los grupos con factores de riesgo y nacidos entre 1950 y 1980, donde sabemos que la prevalencia de infección por VHC es mayor”.
 
En palabras de Juan Turnes, jefe de Servicio del Departamento de Enfermedades Digestivas, “los grandes retos serían dos, extender los beneficios del Plan Estratégico Nacional para el abordaje de la Hepatitis C, cuyos resultados en los dos primeros años han sido magníficos, a la población que todavía no ha tenido acceso a los tratamientos porque no estaban incluidos en los criterios de acceso o, sobre todo, por los que todavía no han sido diagnosticados".

"El otro de los retos principales es el abordaje de una enfermedad creciente que afecta a cada vez más personas en nuestro país, la enfermedad hepática con depósito de grasa, lo que se denomina esteatohepatitis no alcohólica. Esta enfermedad que está afectando ya en torno a un cinco por ciento de nuestra población, un porcentaje muy significativo, ya que es una causa de cirrosis hepática y de cáncer hepático", indica Turnes. Se trata de una enfermedad compleja ya que se relaciona con el sobrepeso, hábitos de vida, enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la diabetes, alteraciones del colesterol; produce un daño hepático importante y silencioso, lo cual requiere un abordaje específico, así como la disponibilidad de tratamientos dirigidos que en estos momentos todavía no existen, están en desarrollo, pero todavía no existen.