mié 09 julio 2014. 12.49H
Redacción. Madrid
La Comisión Europea ha impuesto este miércoles una multa de 427,7 millones de euros a la farmacéutica francesa Servier y a cinco fabricantes de genéricos por haber llegado a una serie de acuerdos ilegales con el fin de proteger de la competencia al perindopril -un medicamento contra la hipertensión que era el más vendido de Servier- y frenar hasta cuatro años la comercialización de genéricos rivales.

Joaquín Almunia.

Servier carga con la mayor parte de la multa, en concreto 331 millones de euros, mientras que el resto se reparte entre los fabricantes de genéricos, que son Niche/Unichem, Matrix (ahora parte de Mylan), Teva, Krka y Lupin.

El comportamiento ilegal de Servier -que consistió en la adquisición de tecnologías y en la conclusión de acuerdos amistosos sobre patentes con los fabricantes de genéricos- consiguió retrasar hasta el año 2007 la comercialización de genéricos de perindopril, cuando su patente sobre la molécula de este fármaco expiraba en 2003.

"Servier tenía como estrategia comprar sistemáticamente cualquier amenaza competitiva para asegurarse de que se quedaran fuera del mercado. Este comportamiento es claramente contrario a la competencia y abusivo", ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia.

"Las empresas rivales no pueden ponerse de acuerdo para repartirse los mercados o las rentas de un mercado en lugar de competir entre ellas, incluso aunque los pactos adopten la forma de acuerdos amigables sobre patentes. Este tipo de prácticas perjudican directamente a los pacientes, a los sistemas sanitarios nacionales y a los contribuyentes", ha denunciado Almunia.

Reacción de Servier

La reacción de la compañía francesa no se ha hecho esperar. Lucy Vincent, portavoz de Servier, ha subrayado que “a los pacientes no se les ha privado de perindopril en ningún momento. La entrada de los genéricos no se ha retrasado y Servier ha actuado de manera legítima y transparente para defender sus patentes, que son esenciales en el continuo desarrollo de medicamentos innovadores para el beneficio de los pacientes”.

En un comunicado, el laboratorio asegura que demostró a la Comisión que los acuerdos con los fabricantes de genéricos no han retrasado en ningún momento la entrada de estos fármacos en el mercado, que comenzaron a estar disponibles inmediatamente después de la expiración de la patente.

“La decisión de la Comisión crea un lamentable precedente para la industria, que apuesta por la propiedad intelectual. Por condenar acuerdos sobre patentes, que responden a intereses legítimos comerciales, la Comisión hace que los litigios de patentes sean más arriesgados y costosos”, ha afirmado Lucy Vincent.

La Efpia, la patronal europea del medicamento innovador, también ha lamentado la decisión de la Comisión y ha advertido de que revela un régimen de aplicación de patentes "altamente fragmentado e ineficiente". En este sentijdo, y teniendo en cuenta los intereses económicos y de bienestar en juego, pide a las autoridades de Competencia más prudencia en la evaluación de la legalidad de las patentes.